29 de marzo de 2016

El virus Zika ya tiene ratones para probar posibles fármacos y vacunas

El virus Zika ya tiene ratones para probar posibles fármacos y vacunas
JACOBSTUDIO

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los esfuerzos para combatir la rápida propagación del virus Zika han recibido un impulso esta semana después de que investigadores del Departamento de Medicina de la Universidad de Texas (UTMB, por sus siglas en inglés), en Galveston, Estados Unidos, hayan anunciado el hallazgo de un nuevo modelo de ratón para estudiar la infección del virus.

Varias instituciones de investigación y empresas tienen vacunas y posibles fármacos casi listos para ponerlos a prueba, pero hasta ahora no había un modelo de ratón para ello, una etapa crítica de ensayos preclínicos. El estudio, publicado en 'American Journal of Tropical Medicine and Hygiene', elimina un cuello de botella que estaba retrasando el cribado del tratamiento.

"Hay una gran demanda de detectar antivirales que han sido paralizados porque no hemos tenido una buena manera de probarlos --destaca Shannan Rossi, viróloga de UTMB y autora principal del estudio--. Sin este modelo, estábamos muy estancados en nuestros esfuerzos por encontrar nuevos tratamientos. Se puede buscar la eficacia en cultivos de células, pero no dicen mucho sobre qué va a pasar cuando se pruebe en un ratón o un ser humano. Esto ayudará a conseguir avanzar en relación con esos candidatos de medicamentos y vacunas".

Rossi y su colega de UTMB Scott Weaver, virólogo y biólogo de vectores, han estado en la vanguardia de las investigaciones sobre el meteórico ascenso de la infección por el virus Zika a través de Sudamérica y Centro América. Weaver, experto en virus transmitidos por mosquitos de la familia en la que están Zika, el dengue, la fiebre amarilla y el virus del Nilo Occidental, advirtió ya en 2009 que Zika presentaba una amenaza para las Américas.

Con una epidemia en marcha, está en marcha la carrera para desarrollar rápidamente nuevos tratamientos. "Normalmente, la creación de un modelo de ratón como éste nos llevaría varios meses, pero la urgencia de la situación nos llevó a esta rápida respuesta y hemos sido capaces de juntar nuestros resultados en tan sólo tres semanas", relata Rossi.

Mediante el uso de fondos de una subvención al 'World Reference Center for Emerging Viruses and Arboviruses' (WRCEVA) en UTMB, Rossi inyectó el virus Zika aislado en Asia en 2010 en diferentes variantes genéticamente distintas de ratones de laboratorio. La actual epidemia en América del Sur se puede remontar al linaje asiático del virus Zika, de la que esta cepa es miembro.

Los ratones normales no desarrollaron la enfermedad después de la infección con el virus Zika, informó el equipo de investigación. Sólo cuando los científicos inyectaron a ratones que habían sido genéticamente alterados para tener una respuesta inmune innata deficiente, entonces los animales desarrollan la enfermedad detectable.

Los ratones jóvenes de estas cepas son muy susceptibles a la infección, con las siguientes consecuencias: se volvieron apáticos, perdieron peso y murieron dentro de los seis días después de la infección. Sin embargo, los ratones más viejos enfermaron, pero no siempre desarrollaron infección y, en última instancia, se recuperaron.

El modelo de ratón está disponible de inmediato para realizar pruebas con antivirales y Weaver adelanta que las pruebas preliminares ya está en marcha con un antiviral desarrollado por otro miembro del equipo de la UTMB, Pei-Shi Yong, para tratar la fiebre del dengue.

Puesto que se sabe muy poco acerca de cómo se comporta el virus Zika una vez que está dentro del cuerpo, los investigadores también han buscado evidencia de infección viral en los órganos de los animales. Encontraron partículas virales en la mayoría de los sistemas de órganos principales, con los niveles más altos en el bazo, el cerebro y los testículos.

HALLAN VIRUS EN EL CEREBRO

Aunque los resultados son preliminares, corroboran la evidencia de que el virus puede transmitirse por vía sexual. El hallazgo de virus en el cerebro también podría ser importante, ya que el impacto más devastador del brote actual en Brasil parece ser en hijos de madres infectadas que nacen con una cabeza anormalmente pequeña y, en algunos casos, el desarrollo incompleto del cerebro.

Aunque el estudio en ratones no prueba una relación directa entre la infección por Zika y la microcefalia, subraya Rossi, pone de relieve la necesidad urgente de modelos animales eficaces para estudiar más a fondo el curso de la enfermedad y su transmisión. Weaver añade que ratones que se describen en este informe se han desarrollado para probar medicamentos candidatos y vacunas y pueden no ser buenos modelos para la transmisión humana.

Entender la transmisión humana es probable que requiera modelos de primates no humanos y, por ello, en UTMB también se está trabajando en esa investigación, informa Weaver, aunque todos estos estudios se encuentran en las primeras etapas. Este experto hace hincapié en que la mayor parte de la investigación sobre el virus Zika se publicó en los años 1950 y 1960.

Hasta la reciente atención de los medios de comunicación, ha habido poco interés o fondos de investigación disponibles para estudiar el virus Zika, según este experto. Por lo tanto, existe un conocimiento limitado sobre el alcance y los mecanismos de transmisión durante el brote actual en las Américas y menos aún sobre cómo el virus está circulando por Asia. La dificultad en el seguimiento de Zika se deriva del hecho de que la mayoría de las personas infectadas no muestran ningún síntoma y aquellos que enferman tienen signos y síntomas que se superponen con las infecciones virales más comunes, como el dengue y el Chikungunya.

Además, las pruebas serológicas actuales a menudo no pueden distinguir entre infecciones relacionadas con flavivirus en las regiones donde el dengue es endémico. Es necesario estar mejor preparados para este tipo de brotes en curso a largo plazo, apunta este científico.

Los mosquitos 'Aedes aegypti' que se cree que propagan el virus Zika se pueden encontrar en todo el sur de Estados Unidos. Con la estación de lluvias en América Central y el Caribe, Weaver señala que es probable que la transmisión aumente y se puedan detectar más casos relacionados con los viajes en Estados Unidos. "Hay un riesgo en cada uno de los casos vinculados con los viajes -dice--. La mayoría no darán lugar a la transmisión local, pero nuestra experiencia con el dengue y el chikungunya nos dice que algunos sí lo harán".

"La dedicación de este equipo de investigación y la investigación previa sobre el dengue y otros arbovirus les permitió desarrollar rápidamente este modelo para el virus Zika, un primer paso importante para permitir las pruebas de posibles vacunas y la terapéutica", afirma Stephen Higgs, presidente de la Sociedad Americana de Medicina Tropical e Higiene.

"La falta de investigación sobre el virus Zika en las décadas desde que fue descubierto y la epidemia actual revela nuestra vulnerabilidad frente a estos virus poco conocidos y demuestra la necesidad de una inversión inteligente y, más importante aún, sostenida para apoyar la investigación básica y aplicada", concluye.

Para leer más