30 de enero de 2019

Vinculan el reloj corporal a la salud mental y las enfermedades

Vinculan el reloj corporal a la salud mental y las enfermedades
XAVIANDREW / PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un análisis genómico a gran escala ha revelado algunos de los mecanismos internos del reloj corporal, arrojando más información sobre cómo se relaciona con la salud mental y la enfermedad. El estudio, publicado en 'Nature Communications', sugiere que estar programado genéticamente para levantarte más temprano puede conducir a un mayor bienestar y un menor riesgo de esquizofrenia y depresión; pero los resultados no revelaron ningún vínculo fuerte con enfermedades como la diabetes o la obesidad.

El estudio fue realizado por una colaboración internacional, liderado por la Universidad de Exeter, en Reino Unido, y el Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos, y financiado por el Consejo de Investigación Médica. Destaca el papel clave de la retina en el ojo para ayudar al cuerpo a llevar el ritmo. También aumenta la cantidad de áreas del genoma que se sabe que influyen en si alguien es madrugador desde 24 hasta 351.

El profesor Mike Weedon, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter, quien dirigió la investigación, señala: "Este estudio destaca una gran cantidad de genes que se pueden estudiar con más detalle para descubrir cómo diferentes personas pueden tener distintos relojes corporales. La gran cantidad de las personas en nuestro estudio significa que hemos proporcionado la evidencia más sólida hasta la fecha de que los 'búhos nocturnos' tienen mayor riesgo de problemas de salud mental, como la esquizofrenia y un menor bienestar mental, aunque se necesitan más estudios para comprender completamente este vínculo".

El trabajo se realizó en 250.000 participantes de la investigación con sede en Estados Unidos de 23andMe, una compañía que proporciona análisis genómicos privados, y 450.000 personas en el estudio del Biobanco de Reino Unido. A todos los participantes se les preguntó si eran una "persona de mañanas" o una "persona de noches", y se analizaron sus genomas para ver qué genes tenían en común que podrían influir en sus patrones de sueño.

Los investigadores confirmaron sus resultados utilizando información de los rastreadores de actividad llevados por la muñeca que llevaban más de 85.000 personas en el Biobanco de Reino Unido. Esta información mostró que las variantes genéticas que identificaron los científicos podrían cambiar el tiempo natural de vigilia de una persona hasta 25 minutos, por ejemplo, pasando el tiempo de vigilia de algunas personas de 8 a 8.25 a.m. Los científicos encontraron que las áreas genéticas influyen en el tiempo de sueño, pero no en la calidad o la duración del sueño.

Las regiones genómicas identificadas incluyen aquellas centrales de nuestros relojes corporales, también conocidas como ritmos circadianos, así como genes expresados ??en el cerebro y en el tejido retiniano del ojo. El ciclo del reloj corporal es ligeramente más largo que el ciclo diario de 24 horas. La conexión del tejido ocular puede ayudar a explicar cómo el cerebro detecta la luz para "reiniciar" el reloj corporal cada día y para alinearse con el ciclo de 24 horas.

Nuestros relojes corporales están influenciados por los genes y factores del estilo de vida, incluida la dieta, la exposición a la luz artificial y nuestros trabajos y actividades. Nuestro reloj corporal afecta a una amplia gama de procesos moleculares, incluidos los niveles hormonales y la temperatura corporal central, así como nuestros patrones de vigilia y sueño.

El autor principal, el doctor Samuel E. Jones, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter, en Reino Unido, afirma: "El descubrimiento de este mecanismo fundamental del reloj corporal en el cerebro ganó recientemente el Premio Nobel de Medicina en 2017. Sin embargo, todavía sabemos muy poco sobre si tu reloj corporal influye o no en tu riesgo de enfermedad".

CÓMO NUESTROS CEREBROS REACCIONAN CON LAS SEÑALES EXTERNAS DE LUZ

"Nuestro trabajo indica que parte de la razón por la que algunas personas se levantan con la alondra mientras que otras son búhos nocturnos se debe a las diferencias en la forma en que nuestros cerebros reaccionan a las señales de luz externas y al funcionamiento normal de nuestros relojes internos. Estas pequeñas diferencias pueden tener efectos potencialmente significativos en la capacidad de nuestros relojes corporales de llevar el ritmo de manera efectiva, lo que podría alterar el riesgo tanto de enfermedades como de trastornos de salud mental", añade.

La coautora, la doctora Jacqueline M. Lane, del Departamento de Anestesia del Hospital General de Massachusetts, agrega: "Al comprender la genética del sueño y el tiempo de actividad en la población general, también obtenemos información sobre posibles vías de terapia para personas con afecciones más extremas, como las que sufren trastornos de aceleración o retraso del ritmo circadiano?".

El doctor Rachael Panizzo, gerente del Programa de Salud Mental y Adicciones en el Consejo de Investigación Médica, dice: "Sabemos que existen vínculos entre cómo funciona el reloj corporal y nuestra salud y bienestar, pero, hasta la fecha, hemos entendido poco sobre la parte genética".

Y añade: "Ahora, con la ayuda de conjuntos de datos financiados con fondos públicos como el Biobanco de Reino Unido, los investigadores pueden estudiar en una escala sin precedentes la interacción entre la genética del reloj corporal y el riesgo de afecciones de salud mental como la esquizofrenia y la depresión. Este estudio proporciona nuevos conocimientos valiosos que esperamos conduzcan a intervenciones más efectivas para aquellos en mayor riesgo".

Contador

Lo más leído