1 de abril de 2019

Los viajes al baño por la noche, ¿un signo de hipertensión?

Los viajes al baño por la noche, ¿un signo de hipertensión?
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / EUGENEKEEBLER

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los viajes al baño durante la noche son una señal de hipertensión arterial, según los resultados del estudio de Watari, que se presenta en la 83ª Reunión Científica Anual de la Sociedad de Circulación Japonesa (JCS 2019), que se celebra hasta el domingo en Yokohama, Japón. Las sesiones científicas conjuntas las organizan la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés) y JCS como parte del programa de Actividades Globales de la ESC.

"Nuestro estudio indica que, si necesitas orinar en la noche, llamado nicturia, puedes tener un aumento de la presión arterial y/o exceso de líquido en tu cuerpo", dice la autora del estudio, la doctora Satoshi Konno, de la División de Hipertensión del Hospital Tohoku Rosai, en Sendai, Japón. "Si continúas teniendo nicturia, pídele a tu médico que te controle la presión arterial y el consumo de sal", añade.

Investigaciones anteriores de Japón informaron que el consumo elevado de sal está asociado con la nicturia. En comparación con los países occidentales, la gente en Japón consume más sal y es más probable que sea "sensible a la sal", lo que significa que su presión arterial aumenta más cuando se consume sal. En conjunto, estos dos factores significan que las personas en Japón tienen mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta.

Este estudio examinó el vínculo entre la nicturia y la hipertensión en la población general japonesa. El estudio reclutó a 3.749 residentes de Watari que se sometieron a un chequeo médico anual en 2017. Se midió la presión arterial y se obtuvo información sobre la nicturia mediante un cuestionario. Los participantes con presión arterial de 140/90 mmHg o más o con medicamentos antihipertensivos recetados se consideraron hipertensos.

La nocturia (uno o más eventos nocturnos por noche) se asoció significativamente con hipertensión después de controlar posibles factores de confusión (cociente de probabilidad 1.4; p <0.01). El riesgo de hipertensión aumentó significativamente a medida que incrementaba el número de eventos nocturnos por noche (p para la tendencia <0,01).

UN 40 POR CIENTO MÁS DE PROBABILIDADES DE HIPERTENSIÓN

"Encontramos que levantarse durante la noche para orinar estaba relacionado con un 40 por ciento más de probabilidades de sufrir hipertensión --dice Konno--. Y mientras más visitas haces baño, mayor es el riesgo de hipertensión". De los 1.882 participantes que respondieron el cuestionario, 1.295 (69 por ciento) tenían nicturia. Konno señala que los resultados no prueban una relación causal entre la nicturia y la hipertensión y es posible que no se apliquen a poblaciones fuera de Japón. "La relación puede estar influenciada por varios factores, incluidos el estilo de vida, la ingesta de sal, el origen étnico y los antecedentes genéticos", añade.

El doctor Mutsuo Harada, coordinador de prensa de JCS 2019, subraya: "La hipertensión es una enfermedad nacional en Japón. El consumo promedio de sal en Japón es de aproximadamente 10 g/día, lo que equivale a más del doble del consumo promedio de sal en todo el mundo (4 g/día). Esta ingesta excesiva de sal está relacionada con nuestra preferencia por los mariscos y los alimentos a base de salsa de soja, por lo que la restricción de sal es difícil de realizar.

Y continúa: "La detección temprana y el manejo de la hipertensión son muy importantes para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Debemos tener en cuenta que la nicturia no solo la causan problemas en los órganos urinarios, sino también por enfermedades sistémicas como la hipertensión".

La presidenta de la ESC, la profesora Barbara Casadei, explica: "Más de mil millones de personas tienen presión arterial alta en todo el mundo. La presión arterial alta es la principal causa mundial de muerte prematura, lo que representa casi diez millones de muertes en 2015. Las pautas de la ESC recomiendan medicamentos para reducir el riesgo de apoplejía y enfermedad cardíaca. También se aconseja un estilo de vida saludable, que incluye restricción de sal, moderación del alcohol, alimentación saludable, ejercicio regular, control de peso y dejar de fumar".

Para leer más