6 de julio de 2014

El verano es tiempo de vacaciones, de vivir... y de tener una habitación

El verano es tiempo de vacaciones, de vivir... y de tener una habitación
GETTY/IVAN BASTIEN

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Este viernes arrancó la operación salida de la Dirección General de Tráfico (DGT) y con ello las vacaciones para muchos españoles. Momento de disfrutar, descansar, vivir... y de una habitación propia, según la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASSEP), en la que "crear hábitos individuales para la estabilidad mental del individuo".

   El vicepresidente de esta entidad, José Antonio López Rodríguez, considera necesario tener un momento y un lugar en el que uno entra solo y tiene todas sus cosas íntimas, y las vacaciones son el "momento ideal para desarrollar este espacio personal".

   "Es ahí donde entra el concepto de tener nuestra propia habitación, nuestro tiempo, nuestro espacio, exclusivamente para nosotros, no es para nuestros hijos, ni para nuestra mujer, marido, ni para el jefe", reconoce.

   De hecho, este experto considera que una parte fundamental de las vacaciones ha de estar dedicada a la reflexión. "En un ambiente distendido, sin presiones de ningún tipo, es el momento perfecto para reflexionar sobre nuestra vida, en lo que hacemos a diario, ¿Es lo que nos gusta? ¿Nos hace felices? ¿Queremos cambiar algo? ¿Podemos cambiar algo? Traer de las vacaciones un propósito y llevarlo a cabo nos hará sentir que realmente han sido unas vacaciones descansadas, aprovechadas y meditadas".

   Además, considera que en vacaciones no es necesario realizar un largo viaje ni viajar a una playa desierta para disfrutar de un descanso reparador.

   En una sociedad en la que el ajetreo, las prisas y el nerviosismo tienden a imperar, López Rodríguez cree que se hace más que necesario "servir al cuerpo y la mente de un espacio donde abunde todo lo contrario: calma, serenidad y tranquilidad".

   Sin embargo, apunta, la sociedad en que vivimos parece tener cierto miedo a practicar el "sano ejercicio de no hacer nada" y aún en vacaciones "tendemos a copar todas nuestras horas libres con multitud de actividades".

VACACIONES POR PARTES

   El vicepresidente de ASEPP distingue dos partes importantes en las que han de dividirse las vacaciones. La primera de ellas hace referencia a los primeros días, en los que es necesario un descanso físico, un sueño reparador que nos predisponga a estar descansados y disfrutar de la segunda parte de nuestras vacaciones", explica el doctor.

   Esta segunda parte tiene un componente más lúdico. "Olvidemos el reloj, los horarios impuestos por la sociedad y los teléfonos, dejemos de lado las prisas y dediquémonos a hacer lo que nos gusta, lo que siempre queremos hacer y en el día a día no nos da tiempo y lo más importante, dediquémonos tiempo a nosotros", insiste.

   "El objetivo de las vacaciones es darle un descanso a nuestro cuerpo y a nuestra mente, sobre todo a nuestra mente, de modo que lo recomendable es cambiar de ritmo y de actividad y permitirnos tiempo y espacio para hacer aquellas cosas que siempre queremos hacer y que no hacemos", asegura el doctor.