25 de noviembre de 2020

¿Por qué ver algo repugnante hace que se revuelva el estómago?

¿Por qué ver algo repugnante hace que se revuelva el estómago?
Hombre con mal cuerpo, ganas de vomitar, estómago revuelto. - KLEBERCORDEIRO /GETTY - ARCHIVO

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, explican lo que subyace tras la frase "se me revuelve el estómago" cuando se ve algo repugnante. Según el estudio, los cambios en el ritmo de nuestro estómago nos llevan a apartar la mirada de las imágenes repugnantes.

La repugnancia es una respuesta natural a las vistas desagradables, como la comida podrida, los desechos corporales y los bichos raros, y ha evolucionado para ayudarnos a sobrevivir, alentándonos a evitar cosas que podrían propagar enfermedades. Pero para algunas personas, el disgusto puede volverse patológico y afectar su salud mental y calidad de vida.

En un estudio publicado este martes en la revista 'Current Biology', los investigadores de la Unidad de Cognición y Ciencias del Cerebro es una rama del Consejo de Investigación Médica del Reino Unido muestran que la domperidona, un medicamento contra las náuseas que se receta comúnmente, puede ayudar a reducir significativamente la cantidad de voluntarios que miran hacia las imágenes desagradables.

La domperidona actúa estabilizando el ritmo de las señales eléctricas en los músculos del estómago. Normalmente, estas señales ayudan al estómago a expandirse y contraerse, ayudando a mover los alimentos a través del tracto digestivo. Estos ritmos se vuelven anormales cuando tenemos náuseas o cuando tenemos hambre o estamos llenos, por ejemplo. Cuando están fuertemente interrumpidos, por ejemplo, cuando sentimos una fuerte repulsión hacia algo, pueden hacer que vomitemos el contenido de nuestro estómago.

En el estudio, veinticinco voluntarios de entre 18 y 35 años fueron asignados al azar a uno de dos grupos: un grupo para recibir domperidona, el segundo un placebo.

Antes de tomar sus pastillas, a los voluntarios se les mostró una serie de imágenes desagradables junto con imágenes neutrales, como una bufanda o botones, mientras los investigadores seguían los movimientos de sus ojos. Treinta minutos después de tomar sus tabletas, a los voluntarios se les mostraron nuevamente las imágenes mientras se rastreaban sus movimientos oculares.

A continuación, los investigadores ofrecieron un incentivo a los voluntarios: por cada cuatro u ocho segundos que pudieran mirar una imagen desagradable, recibirían 25 peniques y escucharían un sonido. Los voluntarios volvieron a ver las imágenes para una ronda final, pero esta vez sin ningún incentivo.

También se pidió a los voluntarios que calificaran lo repugnantes que encontraban las imágenes al comienzo y al final de la prueba.

Los investigadores descubrieron que inicialmente, la ingesta de domperidona suponía poca diferencia en el tiempo que los voluntarios pasaban mirando una imagen en particular. Como era de esperar entre ambos grupos, el tiempo de permanencia aumentó drásticamente cuando se les pagó por mirar las imágenes.

En la condición final, cuando ya no se incentivaba a los voluntarios, el equipo descubrió que los voluntarios que habían recibido domperidona pasaban mucho más tiempo que el grupo de placebo mirando las imágenes repugnantes. Al final, la gente miró la imagen neutra aproximadamente 5,5 segundos más que la imagen repugnante, pero bajo la influencia de la domperidona, la diferencia fue de solo 2,5 segundos. La domperidona no influyó en lo desagradables que los voluntarios calificaron las imágenes.

"Sabemos desde hace algún tiempo que cuando ves algo desagradable, las señales eléctricas de los músculos del estómago se desregulan, lo que en algunos casos hace que las personas se sientan enfermas o que el estómago se revuelva. Entonces es probable que evites esa cosa", señala la doctora Camilla Nord, de la Unidad de Ciencias del Cerebro y Cognición MRC, de la Universidad de Cambridge.

"Lo que hemos demostrado aquí es que cuando estabilizamos las señales eléctricas del estómago, las personas evitan menos una imagen desagradable después de interactuar con ella --continúa--. Los cambios en el ritmo del estómago llevaron a una reducción de la evitación del desagrado en nuestro estudio, por lo que el ritmo del estómago debe ser una de las causas de la evitación del disgusto en general".

"En otro estudio reciente, demostramos que no nos volvemos inmunes a mirar imágenes repugnantes, un hecho respaldado por la condición de placebo en este nuevo estudio --añade el doctor Edwin Dalmaijer, también de la Unidad MRC--. Esta es una de las razones por las que el tratamiento del disgusto patológico mediante la exposición a menudo no tiene éxito. Nuestra investigación sugiere que la domperidona puede ayudar".

"Hemos demostrado que al calmar el ritmo de los músculos del estómago con medicamentos contra las náuseas, podemos ayudar a reducir nuestro instinto de apartar la mirada de una imagen repugnante --explica el profesor Tim Dalgleish, también de la Unidad de MRC--, pero simplemente usando la droga en sí no es suficiente: superar la evitación del disgusto requiere que estemos motivados o incentivados. Esto podría proporcionarnos pistas sobre cómo podemos ayudar a las personas a superar clínicamente el disgusto patológico, que ocurre en una serie de condiciones de salud mental y puede ser discapacitante".