17 de junio de 2014

El uso diario de 'Victoza' (Novo Nordisk) permite un buen control glucémico sin empeorar la función renal

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Nuevos datos derivados de un ensayo fase 3 demuestran que el uso una vez al día de la liraglutida, comercializado por Novo Nordisk como Victoza, proporciona un mejor control glucémico frente a placebo sin que exista un empeoramiento de la función renal en adultos con diabetes tipo 2 y fallo renal moderado.

Así se desprende de los datos presentados en la 74ª Reunión Científica Anual de la Asociación Americana de Diabetes (ADA) en San Francisco (Estados Unidos), donde han recordado que el fallo renal es una de las complicaciones más importantes a largo plazo derivadas de la diabetes y limita el uso de tratamientos antidiabéticos disponibles.

En concreto, el estudio duró 26 semanas y contó con la participación de 277 pacientes, en los que se investigaba la eficacia y seguridad de 'Victoza' frente a placebo añadida a un antidiabético oral, insulina o una combinación de ambos.

El estudio mostró que los adultos con diabetes tipo 2 y fallo renal moderado, definido como aquel con enfermedad renal crónica estadio 3, tratados con 'Victoza' tenían una mejora significativamente mayor en la mediana de HbA1c (-1,05% vs -0,38%), mayor probabilidad de alcanzar los objetivos de niveles de HbA1c<7% (52,8% vs 19,5%) y experimentaron una pérdida de peso mayor (-2.41 vs-1.09 kilos).

Además, no se describió empeoramiento de la función renal y se observó una menor incidencia de hipoglucemia con el tratamiento con 'Victoza' comparado con placebo.

Los eventos adversos más comunes observados en el estudio fueron gastrointestinales, e incluían náusea (21,4%), vómitos (12,1%), diarrea (7,1%) y estreñimiento (5,7%). Otros efectos adversos adicionales frecuentes fueron fallo renal (5%), nasofaringitis, referida como resfriado común (5%), dolor de cabeza (5%), incremento lipídico (15%) y bajada de GFR (6,4%).

"El fallo renal es muy común en pacientes con diabetes tipo 2, especialmente en aquellos mayores de 65 años", ha explicado la doctora Melanie Davies, consultor honorario del Centro de Investigación en Diabetes de la Universidad de Leicester, Reino Unido, que resalta la necesidad disponer de opciones terapéuticas específicas para estos casos.

Para leer más