12 de marzo de 2014

Tres controles deben certificar el trasplante hepático de donante vivo

MADRID, 12 Mar. (Infosalus/EP) -

Las donaciones de vivo están autorizadas en España a pacientes de origen extranjero dentro del Sistema Nacional de Salud -no así el trasplante con donante fallecido-, aunque para ello debe pasar por un "protocolo muy estricto", con hasta tres diferentes controles médicos y judiciales para garantizar que la donación se efectúa "sin coacción y sin ningún tipo de condicionante económico", ha explicado el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT)., Rafael Matesanz, tras conocerse el primer caso detectado en España por la policia de intento de compraventa de órganos para un trasplante de hígado.

La donación de vivo en el caso del trasplante hepático consiste en que el donante de manera voluntaria dona una parte del hígado. Para ello el donante tiene que ser mayor de edad, estar en plenas facultades físicas y mentales y acreditar parentesco o relación emocional con el receptor del trasplante.

Una vez certificado que el donante es apto, la ONT tiene un protocolo muy estricto, con diferentes controles médicos y judiciales para garantizar que la donación se efectúa de forma totalmente voluntaria y sin ningún tipo de condicionante económico, social o psicológico.

En un primer filtro depende del equipo médico del hospital donde se vaya a hacer la intervención que va a evaluar y certificar que se realiza voluntariamente, sin coacciones y de forma altruista. En una segunda fase, el Comité de Ética del hospital tiene que aprobar la donación. Y por último, el donante debe ratificar ante un juez su voluntad de donar sin condicionante alguno, en presencia del médico que va a efectuar la extracción, el coordinador hospitalario de trasplantes y el médico que ha certificado su estado de salud física y mental.

España es líder mundial de donación y trasplantes desde hace 22 años. El trasplante hepático, hoy en día, no sólo es una de las alternativas terapéuticas plenamente consolidadas, sino que además se está convirtiendo en uno de los principales tipos de trasplante que se realizan en el mundo, y de forma especial en España donde esta perfectamente consolidado.

Según datos del Registro Mundial de Trasplante desarrollado por la ONT en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS),
cada año se realizan en el mundo más de 21.000 trasplantes hepáticos, lo que hace que la actividad de los equipos españoles de trasplante hepático suponga el 5,4% de la actividad en el mundo, hecho de gran relevancia teniendo en cuenta que la población española representa apenas el 0,7% de la población mundial, señala en un informe 'Trasplante hepático. Actividad en España CCAA. 2009-2012'.

El trasplante hepático de donante vivo se inició para solucionar la falta de donantes apropiados para niños, lo que motivaba una mortalidad en lista de espera del 30 al 40%. El hígado es el órgano noble por excelencia, y tremendamente más complejo que el corazón o el riñón, al menos su trasplante es mucho más trabajoso y complicado, ya que requiere un equipo multidisciplinario más numeroso y mejor conjuntado, según informa la ONT.