15 de abril de 2011

El tratamiento precoz de la retinopatía disminuye en un 60% los casos de ceguera

VALENCIA, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

Expertos que participan en Valencia en el Congreso de la Sociedad Oftalmológica de la Comunidad Valenciana han destacado que el tratamiento precoz de la retinopatía disminuye en un 60 por ciento los casos de ceguera, según ha informado la organización en un comunicado.

La primera jornada del Congreso anual se ha centrado en la retinopatía diabética, la segunda causa de ceguera en España y primera en edad laboral, que afecta al 45 por ciento de las personas con diabetes. Los expertos han señalado que se trata de un problema creciente, puesto que se prevé que la población diabética se duplique en los próximos 15 años.

Durante el simposio se ha puesto de manifiesto la importancia de la atención primaria en la detección de esta enfermedad, puesto que el tratamiento precoz de la retinopatía disminuye hasta un 60 por ciento el riesgo de ceguera. Así, en el caso de las formas graves de retinopatía diabética --proliferativas--, las probabilidades de que se produzca la pérdida total de visión a los cinco años se ven reducidas de un 50 por ciento a un 5 por ciento si se detecta en los primeros estadios.

El presidente de la Sociedad Oftalmológica de la Comunidad Valenciana, el doctor Rafael Martínez Costa, ha incidido en la importancia de la prevención ya que la retinopatía "no es dolorosa ni presenta indicios hasta que no aparezcan los primeros síntomas de ceguera irreversible".

Para detectar la existencia de la retinopatía, basta con realizar una retinografía, una técnica mediante la que se obtienen fotos en color de la retina y permite de una manera fácil y rápida controlar la aparición de dicha patología.

En palabras de la doctora Pilar Marco, vicepresidenta de la Sociedad Oftalmológica de la Comunidad Valenciana, "los diabéticos deberían realizarse una fotografía del fondo del ojo cuando se diagnostica una diabetes en la edad adulta, y a partir de entonces, una vez al año". En el caso de las diabéticas embarazadas, "se aconseja una revisión cada trimestre durante el embarazo".

Marco ha señalado que el pronóstico de la retinopatía "ha mejorado mucho en los últimos años, por la mayor eficacia de los tratamientos, pero también en gran medida porque son instaurados de forma más precoz, antes de que llegue a haber problemas en la visión".

El Congreso ha reunido a médicos de atención primaria, endocrinólogos y oftalmólogos, en una reunión de carácter interdisciplinar que reivindica la necesidad de ofrecer una "asistencia integrada" a los pacientes diabéticos. Al respecto, mantener la diabetes "muy controlada" y "evitar alteraciones en la glucemia son las fórmulas para prevenir la retinopatía".

Asimismo, en el marco del simposio el doctor Vicente Pallarés, Presidente de la Sociedad Valenciana de Hipertensión y Riesgo Vascular, ha presentado datos de un estudio epidemiológico realizado sobre factores de riesgo vascular en la Comunitat Valenciana. Así, la universalidad de la atención sanitaria y la implantación de la historia electrónica "han permitido la recogida de un gran número de datos poblacionales".

RESULTADOS DEFINITIVOS EN 2012

El objeto de este estudio, que arrojará resultados definitivos en 2012, es mejorar la práctica clínica en todas las etapas del proceso de prevención en pacientes diabéticos a partir de la evaluación de los factores de riesgo para prevenir enfermedades futuras.

La retinopatía diabética tiene su origen en el deterioro de los vasos sanguíneos de la retina (la parte del ojo sensible a la luz). La aparición y la progresión de la retinopatía diabética están relacionadas con las alteraciones en el control de la glucemia. La hiperglucemia (niveles de glucosa en sangre altos) produce lesiones en la retina y en los vasos arteriales. Estas lesiones se agravan con la hipertensión arterial que frecuentemente padecen los pacientes con diabetes.

En el mundo, en el año 2000 un 2,8 por ciento de la población general era diabética, es decir 171 millones personas, una cifra que se elevará hasta llegar al 4,4 por ciento de la población en 2030 (366 millones personas). Este aumento se debe al envejecimiento de la población y a factores sociales como el sedentarismo y el aumento de los índices de obesidad, que facilitan la aparición de diabetes tipo 2 que aparece en la edad adulta y representa el 90 por ciento de los casos.

Aunque se han incorporado nuevos tratamientos en los últimos años, como las inyecciones de determinados medicamentos directamente en el ojo y las intervenciones endoscópicas (vitrectomía), el láser sigue siendo después de más de 40 años de uso, el tratamiento básico de la retinopatía diabética.