5 de junio de 2019

Transfusión de sangre en cirugía de cáncer de hígado, vinculada con más riesgo de recurrencia de cáncer

Transfusión de sangre en cirugía de cáncer de hígado, vinculada con más riesgo de recurrencia de cáncer
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA - ARCHIVO

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

Recibir una transfusión de sangre durante la cirugía curativa para el tipo más común de cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular) se asocia con un riesgo mucho mayor de recurrencia de cáncer y muerte prematura, según una nueva investigación presentada en el congreso de Euroasestesia de este año --la reunión anual de Sociedad Europea de Anestesiología--, que se celebra hasta el lunes en Viena, Austria.

Según los investigadores, el riesgo aumentó notablemente incluso cuando solo se transfundió una pequeña cantidad de sangre. Los resultados mostraron que la transfusión de 1 a 4 unidades de sangre elevó el riesgo de recurrencia del cáncer en un 23 por ciento y la muerte en un 55 por ciento en comparación con los controles emparejados.

"Nuestros hallazgos de una gran cohorte destacaron una asociación significativa entre las transfusiones de glóbulos rojos y el riesgo de recurrencia del cáncer, así como una relación dosis-respuesta entre la cantidad de transfusiones y la muerte después de la cirugía curativa para el cáncer de hígado", subraya el director de la investigación, el doctor Ying-Hsuan Tai, de la Universidad de Medicina de Taipei, en Shuang Ho Hospital en Taiwán.

"La razón por la que las transfusiones de sangre empeoran sustancialmente el pronóstico del cáncer aún no está clara, pero es probable que esté relacionada con los efectos supresores sobre el sistema inmunológico", afirma.

UNA OPERACIÓN TODAVÍA CON RIESGO DE PÉRDIDA EXCESIVA DE SANGRE

El carcinoma hepatocelular (CHC) es la quinta forma de cáncer más común en todo el mundo y la tercera causa más común de muerte relacionada con el cáncer. Ocurre con frecuencia en personas con cirrosis (cicatrización del hígado) debido a un daño previo causado por el virus de la hepatitis B o C, o el abuso prolongado de alcohol.

La cirugía para extirpar el cáncer y un margen de tejido sano que lo rodea (resección) es un tratamiento curativo para las personas con cáncer de hígado en etapa temprana que tienen una función hepática normal. Aunque los avances en la cirugía hepática han reducido considerablemente la pérdida de sangre operatoria, la resección hepática todavía conlleva el riesgo de pérdida de sangre excesiva y la necesidad de transfusión de sangre.

El grado en que la transfusión de sangre empeora los resultados del cáncer después de la cirugía no se conoce bien. Durante varias décadas, la investigación ha informado de hallazgos contradictorios y no ha podido concluir si la transfusión de sangre en sí misma está causando problemas, o si otros factores, como las afecciones médicas subyacentes que hacen necesaria la cirugía, pueden ser los culpables.

En este estudio, Tai y sus colegas investigaron el efecto de la transfusión de sangre perioperatoria en el pronóstico del cáncer después de la resección de HCC en 1.469 pacientes sin compromiso de ganglios linfáticos o metástasis sometidos a cirugía en el Hospital General de Veteranos de Taipei, entre 2005 y 2016.

Los investigadores evaluaron la supervivencia libre de enfermedad y la supervivencia general hasta septiembre de 2018. Mediante el uso de modelos estadísticos (una técnica denominada probabilidad inversa de ponderación del tratamiento), fueron capaces de igualar a los pacientes que tenían una edad y afecciones de salud equivalentes al comparar sus resultados.

Casi uno de cada tres pacientes (30 por ciento; 447 pacientes) recibió de una a cuatro unidades de sangre alogénica (de otro individuo) durante o dentro de los siete días de la cirugía, mientras que más de una de cada diez (12 por ciento; 179 pacientes) recibieron más de cuatro unidades.

UN 23 POR CIENTO DE RIESGO DE REAPARICIÓN DEL CÁNCER

Durante una media de seguimiento de 45 meses, los análisis mostraron que el cáncer tenía un 23 por ciento más de probabilidades de reaparecer en los pacientes que recibieron una transfusión (1-4 unidades) en comparación con los que no recibieron una transfusión, mientras que los que obtuvieron más de cuatro unidades se enfrentaron a un 18 por ciento más de riesgo de recurrencia en comparación con aquellos que no tuvieron ninguna.

En comparación con los que no recibieron una transfusión, los pacientes que recibieron de una a cuatro unidades de sangre registraron un 55 por ciento más de probabilidades de morir por cualquier causa, mientras que los que recibieron cuatro o más unidades presentaron casi el doble de riesgo de muerte.

Los autores concluyen: "Estos datos resaltan la necesidad de ensayos aleatorios para evaluar la influencia de la transfusión en el resultado del cáncer e identificar el nivel de anemia que los pacientes que se someten a una cirugía de cáncer de hígado pueden soportar (o la cantidad mínima de sangre que necesitan transfundir) con efectos adversos mínimos para guiar la práctica. Hasta que se completen estos ensayos, los cirujanos deben usar prácticas que reduzcan el riesgo de hemorragia y la necesidad de transfusión".

Para leer más