12 de enero de 2015

Un trabajo pretende modificar la superficie de las nanopartículas para que sólo ataquen a las células cancerosas

Un trabajo pretende modificar la superficie de las nanopartículas para que sólo ataquen a las células cancerosas
UPM

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un trabajo desarrollado por la investigadora de la Universidad Politécnica de Madrid, Verónica Rodríguez, pretende modificar la superficie de las nanopartículas, pequeñas estructuras utilizadas para dirigir los fármacos hasta el tumor, de modo que sean más selectivas y ataquen solo a las células cancerosas.

Un proyecto que ya ha recibido el Premio Sociemat y Caja de Ingenieros de Madrid al 'Mejor Proyecto de Fin de Grado en Ingeniería de Materiales'. "Lo que se persigue con el empleo de nanopartículas es dirigir o vectorizar los fármacos hacia el tejido afectado por el tumor, de modo que las células sanas afectadas por el tratamiento, muy agresivo, sean las menos posibles", ha explicado Rodríguez.

En concreto, el trabajo se basa en modificar la estructura externa de estas nanopartículas, conocida como 'decoración', para lograr que se vean más atraídas hacia las células tumorales. Ahora bien, la "gran novedad" de las moléculas diseñadas en el marco de este proyecto es su asimetría.

Y es que, la mayor parte de las nanopartículas (de forma esférica) están cubiertas por una sola molécula afín al tumor que se desea eliminar, o con varios tipos dispuestos de manera aleatoria. En este caso, la investigadora ha logrado que sean dos moléculas las que estén presentes en la nanopartícula y que lo hagan cubriendo cada una de ellas una parte específica de la esfera.

"La mitad está cubierta por una macromolécula llamada transferrina y la otra por ácido fólico, una molécula muy pequeña", ha apostillado Rodríguez, para recalcar que la "gran ventaja" de esta disposición asimétrica es que permite a los investigadores jugar con moléculas de naturaleza diferente según el tipo de tumor y aumentar la especifidad de las nanopartículas hacia él.

Los retos ahora se centran en lograr que las moléculas se distribuyan en las nanopartículas de un modo más uniforme y controlar la cantidad de superficie cubierta por cada molécula, lo que permitirá mejorar la eficacia de las nanopartículas en la lucha contra el cáncer en sus diferentes tipologías.