En torno al 15% de las personas que padecen psoriasis desarrolla artitris psoriásica

En torno al 15% de las personas que padecen psoriasis desarrolla artitris psoriásica
28 de septiembre de 2018 ISTOCK - ARCHIVO

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El miembro del servicio de Reumatología del Hospital Clínic de Barcelona, el doctor Juan D. Cañete, ha indicado, que el 60 por ciento de las personas que sufre artitris psoriásica que no reciben tratamiento adecuado durante el primer año de enfermedad puede presentar daño articular que "suele culminar en discapacidad".

Así se ha manifestado durante la presentación del I Simposio de Artritis Psoriásica de la Sociedad Española de Reumatología, que se celebra este viernes y este sábado en Barcelona. La artitris psoriásica es una enfermedad inflamatoria que afecta a articulaciones y otras estructuras del sistema musculoesquelético, como la columna vertebral o los tendones, que ocasiona dolor, hinchazón, calor y dificultad de movimiento. Además, el 15 por ciento de las personas que padecen psoriasis desarrolla artitris psoriásica.

El doctor Cañete ha hecho hincapié en que el diagnóstico y el tratamiento precoz de la enfermedad es importante para mantener la calidad de vida de los pacientes, aunque "esta enfermedad ha experimentado una intensa innovación en la práctica clínica, con las nuevas terapias, la participación activa de los pacientes en las recomendaciones y en las medidas de desenlace de la enfermedad, así como en el desarrollo de cuestionarios que reflejan el impacto de las diferentes manifestaciones de la enfermedad".

"Se estima que un subgrupo de pacientes presenta afectación ocular bilateral que puede pasar desapercibida al inicio, pero que se debe prestar atención en ella, ya que podría derivar en una vasculitis grave. Por otra parte, también se puede ver afectado el tubo digestivo, puesto que se ha demostrado que hay un nexo entre la inflamación intestinal y la articular", ha explicado el especialista.

La artritis psoriásica, que es crónica y se incluye dentro del grupo de las espondiloartritis, evoluciona de manera irregular a lo largo de la vida, y alterna épocas de inactividad y otras de inflamación y dolor. Aproximadamente 25.000 personas padecen artritis psoriásica en España, un 0,58 por ciento de la población, según arrojan los datos del estudio 'EPISER', de prevalencia de enfermedades reumáticas en población adulta en España.

Se inicia lentamente y se manifiesta de manera distinta en cada individuo que lo sufre. El principal síntoma dérmico de esta patología es la aparición de placas de piel enrojecida bien delimitadas, cubiertas de escamas blanquecinas y que frecuentemente se distribuyen de forma bilateral, normalmente en zonas de roce, como codos y rodillas.

La patología también comporta diversas comorbilidades. Aproximadamente, más de la mitad de los paientes con artritis psoriásica pueden presentar alguna enfermedad asociada y hasta un 20 por ciento puede presentar hasta tres o más.

Las que más se relacionan son patologías que tienen que ver con el riesgo cardiovascular, como la obesidad, que puede aparecer entre el 30 y el 60 por ciento de los pacientes que, además, favorece el reisgo de infecciones. Otras enfermedades que pueden asociarse de forma más frecuente son dislipemia y diabetes.

Todas estas condiciones, junto con la inflamación que produce la enfermedad sin control, aumenta el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular, infarto o ictus. También es más frecuente la depresión y los trastornos de ansiedad, que pueden limitar la implicación de los pacientes en su tratamiento.

HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES

Los expertos insisten en la necesidad de que los afectados se impliquen en el control de su enfermedad y adopten hábitos de vida saludables. Por ejemplo, se ha demostrado que el alcohol y el tabaco influyen negativamente en la enfermedad.

"Se ha observado que los pacientes fumadores con espondiloartritis responden peor a los tratamientos y presentan más lesiones en sus radiografías de columna que los que no fuman. Dejar de fumar mejorará su enfermedad y, por tanto, su calidad de vida", ha incidido el doctor Cañete.