8 de julio de 2015

La esperanza de vida se reduce (mucho) si sufres a la vez tres enfermedades cardiometabólicas

   MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

   En un análisis que incluyó a cerca de 1,2 millones de participantes y más de 135.000 muertes, la mortalidad asociada con antecedentes de diabetes, accidente cerebrovascular o ataque al corazón fue similar para cada trastorno, y el riesgo de muerte aumentó sustancialmente con cada enfermedad adicional que tenía un paciente, según un estudio que se detalla en la edición de este martes de 'JAMA'.

   La prevalencia de multimorbilidad cardiometabólica (definida en este estudio como una historia de dos o más de las siguientes patologías: diabetes mellitus, accidente cerebrovascular, infarto de miocardio [IM; ataque al corazón]) está aumentando rápidamente. Existe evidencia considerable sobre el riesgo de mortalidad de tener cualquiera de estos trastornos por sí solos, pero es escasa la evidencia sobre la esperanza de vida entre las personas que tienen dos o tres problemas cardiometabólicos al mismo tiempo, según la información de respaldo del artículo.

   John Danesh, de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y sus colegas estimaron las reducciones en la esperanza de vida asociada con la multimorbilidad cardiometabólica. Ajustadas por sexo y edad, se calcularon las tasas de mortalidad y las ratios de riesgo utilizando datos de los participantes individuales de la 'Colaboración de Factores de Riesgo Emergentes' (con 689.300 participantes; 91 cohortes; año de estudios de referencia entre 1960 y 2007; último seguimiento de la mortalidad: abril de 2013, y 128.843 muertes).

   Los cocientes de riesgo de esta población de estudio se compararon con los del Biobanco de Reino Unido (499.808 participantes; año de estudios de referencia: 2006-2010; último seguimiento de la mortalidad: noviembre de 2013, y 7995 muertes).

   En comparación con los participantes que no tienen antecedentes de cualquiera de estas enfermedades (diabetes mellitus, accidente cerebrovascular o ataque cardiaco), los que tenían uno de estos trastornos registraban casi el doble de tasa de muerte; dos patologías, unas cuatro veces más de tasa de muerte; y las tres enfermedades, alrededor de ocho veces la tasa de muerte.

   "Nuestros resultados enfatizan en la importancia de medidas para prevenir la enfermedad cardiovascular en personas que ya tienen diabetes y, al contrario, evitar la diabetes en personas que ya sufren enfermedad cardiovascular", escriben los autores.

   Los resultados sugieren que las reducciones estimadas en la esperanza de vida asociadas con la multimorbilidad cardiometabólica son de magnitud similar a las señaladas anteriormente para las exposiciones de mayor preocupación para la salud pública, como fumar de por vida (diez años de esperanza de vida menos) y la infección con el virus de la inmunodeficiencia humana (una reducción de 11 años de esperanza de vida reducida).

¿CUÁNTOS AÑOS MENOS?

   Por ejemplo, a la edad de 60 años, una historia de dos de estos trastornos se asoció con 12 años de esperanza de vida menos y una historia de tres de estas enfermedades, se vinculó con 15 años de esperanza de vida menos. Los investigadores estimaron aún mayores reducciones en la esperanza de vida en pacientes con multimorbilidad a edades más tempranas, como 23 años de vida perdidos en los pacientes con tres patologías a la edad de 40 años.

   Se observó una modificación por sexo de las asociaciones entre la multimorbilidad cardiometabólica y la mortalidad. Para los hombres, la relación entre la enfermedad cardiovascular basal (es decir, antecedentes de accidente cerebrovascular o infarto de miocardio) y la reducción de la supervivencia fue más fuerte que para las mujeres, mientras que la vinculación entre la diabetes basal y la disminución de la supervivencia fue más fuerte para las mujeres.

   En consecuencia, alrededor del 60 por ciento de los años de vida perdidos por multimorbilidad cardiometabólica se puede atribuir a las muertes cardiovasculares para los hombres en comparación con sólo el 45 por ciento para las mujeres. "Sin embargo, tanto para hombres como mujeres, nuestros hallazgos indican que las asociaciones de multimorbilidad cardiometabólica se extienden más allá de la mortalidad cardiovascular. El trabajo futuro tratará de aportar explicaciones para estas interacciones por sexo", señalan los científicos.

   Los autores subrayan que sus resultados destacan la necesidad de equilibrar la prevención primaria y la prevención secundaria de la enfermedad cardiovascular. "Cerca de un 1 por ciento de los participantes en las cohortes estudiadas tenía multimorbilidad cardiometabólica en comparación con una estimación del 3 por ciento de las encuestas recientes en Estados Unidos. En este momento, hay un estimado de 10 millones de adultos en Estados Unidos y la Unión Europea con multimorbilidad cardiometabólica", alertan.

   "Sin embargo, un énfasis excesivo en las reducciones sustanciales de la esperanza de vida estimada para la subpoblación con multimorbilidad podría desviar la atención y los recursos de las estrategias para toda la población que tienen como objetivo mejorar la salud de la gran mayoría de la población", advierten.