1 de junio de 2015

Una terapia previa a la cirugía reduce las recaídas en cáncer de mama

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una combinación terapéutica utilizada para tratar el cáncer de mama HER2 positivo, uno de los subtipos más agresivos, ha demostrado que es más eficaz para reducir el riesgo de recaída cuando se administra como tratamiento neoadyuvante antes de cirugía.

Así se desprende de los resultados de un estudio que analizó la eficacia de usar antes de operar el anticuerpo monoclonal de Roche pertuzumab, comercializado como 'Perjeta', a la combinación de trastuzumab ('Herceptin') y la quimioterapia docetaxel, que en pacientes metastásicas ya había demostrado que podía ofrecer unas tasas de supervivencia global de 56,5 meses de media.

En este caso, según los datos del estudio 'NeoSphere' publicado en la reunión anual de la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO, en sus siglas en inglés), se pretendía probar en estadios iniciales, antes de cirugía, donde la finalidad es curativa.

Tras tres años de seguimiento, la triple terapia permitió reducir en un 31 por ciento el riesgo de recaída o muerte frente a las pacientes que solo recibieron trastuzumab y quimioterapia, y se observó igualmente que la inclusión de pertuzumab podría conseguir que las pacientes disminuyeran en un 40 por ciento el riesgo de muerte o recaída de la enfermedad.

En este estudio las pacientes que recibieron el tratamiento neoadyuvante también fueron tratadas con trastuzumab más quimioterapia después de la cirugía (adyuvancia), y los resultados son descriptivos debido a que este trabajo no fue diseñado para mostrar diferencias significativas en términos de supervivencia global y libre de progresión.

En concreto, los datos ponen de relieve que aquellas pacientes con respuesta patológica completa (RpC), entendida ésta como ausencia de tejido tumoral detectable en la mama y en los ganglios linfáticos en el momento de la cirugía, podrían ser, independientemente del tratamiento recibido, las que más posibilidades tuviesen de seguir vivas y libres de enfermedad a los tres años. De este modo, explican los autores, parece razonable esperar la correlación entre la RpC y una mejoría de los resultados a largo plazo.

TRABAJO CON PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA

En el estudio NeoSphere han participado ocho hospitales españoles: el Ramon y Cajal, Gregorio Marañón y La Paz, de Madrid; el Miguel Servet de Zaragoza; el Parc Taulí de Barcelona; el Cruces de Barakaldo (Vizcaya), el Reina Sofía de Córdoba y el Clínico Universitario de Valencia. Además, estos dos últimos figuran también como autores del análisis presentado en esta edición del Congreso.

Una de las autoras y jefa del Servicio de Oncología y Hematología del centro valenciano, Ana Lluch, ha destacado la importancia de este trabajo por dar "buenas noticias" en fases iniciales en las que se puede lograr la curación.

"Sabíamos que la pauta que combina los dos anticuerpos, pertuzumab y trastuzumab, junto con la quimioterapia, consigue que haya una remisión completa, es decir la desaparición total de la enfermedad, en un 40 por ciento de las pacientes en el momento de la cirugía. En cambio, si lo hacemos solo con un anticuerpo esa tasa baja a la mitad. Ahora hemos confirmado que aquellas mujeres que consiguen esta RpC son las que mejor evolucionan, las que menos riesgo tienen de recaer", ha explicado.

OPCIÓN EFICAZ A LARGO PLAZO

Por su parte, el oncólogo Juan de la Haba, del Reina Sofía de Córdoba, reconoce que se trata de la confirmación de que el doble bloqueo anti-HER2 con pertuzumab y trastuzumab, más la quimioterapia, es una "opción eficaz a largo plazo".

Incluso en las pacientes que dentro del estudio tenían peor pronóstico, con tumores localmente avanzados y de alto riesgo de recaída, en el 86 por ciento de ellas no volvió a aparecer la enfermedad.

Además, ambos expertos han destacado que en el estudio se administraron solo cuatro ciclos (12 semanas) cuando lo habitual es aplicar de seis a ocho, lo que "pone aún más de relieve el potencial del uso conjunto de ambos anticuerpos". "Es obvio que la doble inhibición tiene un papel clave cuando se busca la curación en pacientes con cáncer de mama HER2 positivo", ha destacado.

Para leer más