20 de noviembre de 2018

Una terapia innovadora mitiga los síntomas de preeclampsia

Una terapia innovadora mitiga los síntomas de preeclampsia
FLIKR/ELLEN - ARCHIVO

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una colaboración de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts (UMass), el Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Estados Unidos, y la Universidad de Western Sydney, en Australia, han demostrado que un nuevo tipo de terapia innovadora que utiliza pequeños ARN interferentes (ARNip) puede atenuar los síntomas de la preeclampsia en un modelo animal.

La investigación, dirigida por Anastasia Khvorova y Melissa Moore, del 'RNA Therapeutics Institute' de la Escuela de Medicina de UMass, y Ananath Karumanchi, de Beth Israel y la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, sugiere que la terapia de interferencia de RNA podría ser una potencial estrategia para el tratamiento de la preeclampsia en humanos.

"Para las mujeres con preeclampsia, ser capaz de llevar un embarazo durante unas pocas semanas más puede marcar una gran diferencia en la salud del bebé --apunta Khvorova, profesor de terapias de ARN--. Gracias a los rápidos avances en siRNA, hemos desarrollado un siRNA que muestra el potencial para permitir que las mujeres con preeclampsia extiendan su embarazo de entre 24 y 25 semanas a 30 semanas, mejorando los resultados para el bebé".

La preeclampsia es un trastorno hipertensivo asociado con el embarazo y no tiene cura ni opciones de tratamiento adecuadas. Las mujeres que experimentan preeclampsia sufren la aparición de presión arterial alta y exceso de proteínas en la orina, llamada proteinuria, que comienza alrededor de las 20 semanas de embarazo.

En los casos graves, los glóbulos rojos se pueden descomponer, los recuentos de plaquetas en la sangre disminuyen, la función hepática y renal se deteriora y el líquido puede llenar los pulmones, causando dificultad para respirar y elevando el riesgo tanto para la madre como para el bebé. Una complicación que se da en entre el 2 y el 8 por ciento de todos los embarazos, la preeclampsia es responsable de 100.000 nacimientos prematuros y más de 10.000 muertes infantiles en Estados Unidos cada año. El único tratamiento para la enfermedad es el parto del bebé y la placenta.

Los síntomas de preeclampsia surgen de un defecto encontrado en la placenta asociado con niveles anormalmente altos de la proteína sFLT1 en la sangre, que actúa como un interruptor de encendido apagado para inhibir el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. La reducción de los niveles de sFLT1 en circulación se considera un objetivo terapéutico prometedor para la enfermedad.

El estudio, publicado en 'Nature Biotechnology', muestra que se pueden usar 'ARN cortos de interferencia' o ARNsi para reducir el sFLT1 circulante en la sangre de ratones hembra embarazadas. Una clase emergente de medicamentos que se dirigen a los ácidos nucleicos, los ARNip degradan los ARN mensajeros (ARNm) que llevan las instrucciones para producir proteínas a partir del ADN.

REDUCCIÓN DE PESO EN LA DESCENDENCIA, POSIBLE EFECTO SECUNDARIO

Al reducir la cantidad de ARNm para una secuencia de ADN específica, los científicos pueden reducir la cantidad de proteínas maduras que se producen. Cuando se administraron ARNsi dirigidos a algunos de los ARN mensajeros que codifican sFLT1 a ratones hembras embarazadas, los científicos pudieron reducir la cantidad de niveles circulantes de la proteína hasta en un 50 por ciento.

En colaboración con Annemarie Hennessy, decana de la Facultad de Medicina de la Escuela de Medicina de la Universidad de Sydney, Australia, los investigadores probaron este método en babuinos embarazadas, un modelo preclínico establecido para la preeclampsia humana. Los autores encontraron que una sola inyección de ARNip disminuye los niveles de sFLT1 en circulación y normaliza la presión arterial alta y la proteinuria en las madres.

"Hace seis años, esto no hubiera sido posible --subraya Khvorova--. Los avances científicos que ahora nos permiten estabilizar químicamente y producir ARNsi para que puedan administrarse a tejidos fuera del hígado han dado lugar a avances rápidos en estos compuestos. Los compuestos de preeclampsia que estamos desarrollando son un ejemplo de lo que puede hacer el ARNsi y hasta dónde han llegado".

El doctor Moore, profesor de terapéutica de ARN en la Escuela de Medicina de la UMass, comenzó a investigar la preeclampsia hace 15 años después de que se le diagnosticó la enfermedad y se le pidió que participara en un estudio de la enfermedad. "Por muy emocionantes que sean estos resultados, todavía parece que estamos a medio terminar. No estarán completos hasta que podamos ofrecer una terapia a las mujeres. Quedarse embarazada no debe ser una de las cosas más peligrosas que pueda hacer una mujer", dice Moore.

Aunque la terapia mejoró la salud materna del babuino, los autores del estudio también notaron una tendencia hacia la reducción del peso al nacer en la descendencia, lo que indica que deben estudiarse los efectos de este enfoque en la salud neonatal con mayor detalle antes de avanzar a los ensayos clínicos.

El siguiente paso para los investigadores será atraer fondos para los estudios necesarios para optimizar aún más la configuración química del ARNsi y evaluar exhaustivamente la seguridad. Se necesitan estudios antes de solicitar una aplicación de un nuevo fármaco en investigación (IND) de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos.