2 de agosto de 2017

Los tabúes sobre la menstruación ponen en peligro a la mujer

Los tabúes sobre la menstruación ponen en peligro a la mujer
TINA FRANKLIN/FLICKR

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores estadounidenses han alertado del peligro que conllevan los tabúes que giran en torno a la menstruación, ya que muchas mujeres no son capaces de distinguir lo que es un sangrado saludable a uno anormal.

La mujer promedio puede esperar tener alrededor de 2.400 días de sangrado menstrual entre las edades de 12 y 51. No obstante, hay muchas otras circunstancias en las cuales las mujeres pueden experimentar el sangrado vaginal: después de la hemorragia del nacimiento (post partum); aborto espontáneo; endometriosis, pólipos, fibromas o cáncer de útero.

Sin embargo, los tabúes de la sociedad alrededor de la menstruación significan que a muchas mujeres jóvenes ni siquiera se les dice que puede empezar a sangrar cada mes, ni se les enseña a manejar la menstruación con higiene, lo que hace que muchas tengan que no ir a la escuela, trabajo o al mercado.

"Es muy probable que muchas mujeres de países de ingresos bajos y medianos no puedan acceder a información objetiva, ya sea en las escuelas, en línea o en clínicas de salud adecuadamente dotadas con personal debidamente capacitado. Aunque las prioridades de desarrollo internacional, en cierta medida, han dirigido la adolescencia y la salud reproductiva relacionadas con la maternidad, hay un marcado silencio alrededor del sangrado vaginal que las niñas y las mujeres experimentan más de 40-50 años de vida", han detallado autores.

Por todo ello, los expertos han solicitado políticas y programas nacionales y mundiales basados en la evidencia científica y diseñados para satisfacer las necesidades de las mujeres, incluyendo la promoción de la salud, así como una mayor disponibilidad de saneamiento y agua limpia, infraestructura y suministros.

Además, sugieren que los sistemas de salud y la capacidad de los trabajadores de la salud necesitan ser fortalecidos para mejorar la salud de las mujeres junto con campañas de educación/conciencización para ayudar a las mujeres a comprender la diferencia entre sangrado normal y anormal.