8 de octubre de 2020

El tratamiento experimental que ha 'salvado' a Trump, ¿en qué consiste?

El tratamiento experimental que ha 'salvado' a Trump, ¿en qué consiste?
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. - TIA DUFOUR/WHITE HOUSE / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOT

   MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

    A primeros del año que viene seguramente ya estarán disponibles para ser probados en humanos los anticuerpos monoclonales contra el al SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, ha señalado el investigador del CSIC Luis Enjuanes, quien dirige al grupo español que participa en el proyecto europeo MANCO (Monoclonal Antibodies for Novel Coronavirus), para desarrollar este tratamiento experimental con prometedores resultados.

   "Los anticuerpos monoclonales son una de las tres aproximaciones principales para proteger frente al SARS-CoV-2", señala el investigador español, quien destaca que se trata de una alternativa viable, económica y de larga duración hasta conseguir una vacuna eficaz. Tan eficaz parece, se le han suministrado esta semana al presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien afirma haberse curado en 24 horas tras su administración.

   Esta técnica consiste en clonar los anticuerpos procedentes de pacientes que han superado la covid y que les han ayudado a neutralizar el coronavirus. Los anticuerpos sintéticos se pueden producir en laboratorio de forma ilimitada y podrían servir para proteger a la población frente al coronavirus. Serían una especie de versiones sintéticas de las defensas producidas por el sistema inmunitario. Se trata de una estrategia muy incipiente que podría aplicarse de forma combinada con los antivirales y las vacunas.

   Según algunos primeros resultados, estos fármacos experimentales serán capaces de ayudar tanto al principio como al final de la infección. Además, el grupo de Enjuanes tiene en marcha unos de los proyectos de vacuna para el SARS-CoV-2 más ambiciosos: lograr una réplica completa del virus pero con los genes de virulencia atenuados, que pueda servir como candidato vacunal para estimular una inmunidad segura y completa.

   Así, para proteger a la población, la primera aproximación es "lograr vacunas efectivas", como las que esta desarrollando actualmente en el CNB-CSIC; la segunda, los fármacos antivirales, como el remdesivir o plitidepsin de la farmacéutica española PharmaMar; y, la tercera los anticuerpos monoclonales. "Las tres son complementarias y, por lo tanto, se podrían administrar simultáneamente para conseguir una protección eficaz", advierte.

   El proyecto MANCO, que comenzó en marzo de 2020 y tiene una duración de dos años, trata de aprovechar la experiencia de la investigación lograda por su grupo de investigación en un proyecto anterior (IMI-ZAPI), que desarrollaba anticuerpos protectores frente a otro coronavirus (MERS-CoV), "y que fue todo un éxito", señala.

   "Como algunos de los anticuerpos caracterizados reconocían una región de la proteína S conservada en distintos coronavirus, se propone evaluar su eficacia protectora frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Para determinar si son eficaces y seguros, estos anticuerpos se evaluarán primero en ensayos pre-clínicos en ratón y después en ensayos clínicos de fase I en humanos. El proyecto permitirá identificar anticuerpos monoclonales para utilizar de forma preventiva o terapéutica en respuesta a la epidemia causada por SARS-CoV-2", explica.

   En cuanto a cuándo se verán los primeros resultados, Enjuanes señala que actualmente se encuentra en las primeras fases del proyecto, la obtención de los anticuerpos para empezar su evaluación en ensayos pre-clínicos probándolos en ratones. Así, "a primeros del año que viene seguramente ya estarán disponibles para ser probados en humanos", espera.

   Esta técnica además no es muy cara, ya que "está perfectamente establecida, hay muchas variantes de la misma, pero se considera una tecnología convencional que se puede desarrollar en muchísimos laboratorios y producir a gran escala". Por ejemplo, explica, "la estrategia está obteniendo buenos resultados en el tratamiento de algunos tumores, ya que, como he mencionado anteriormente, debido a su enorme especificidad, son muy efectivas y con pocos efectos secundarios".

   La técnica que se utiliza para obtener los anticuerpos monoclonales consiste en inmunizar ratones humanizados o células humanas y estimularlos 'fuertemente', con lo que se inmunizan, para seleccionar los clones que producen anticuerpos que se unen al virus. A continuación, se analiza si los anticuerpos que produce cada uno de estos clones derivados de linfocitos B que neutralizan al virus SARS-CoV-2.

    "Se seleccionan aquellos que neutralizan el virus de forma más eficaz en cultivos celulares y se evalúa la protección por estos monoclonales en modelos animales experimentales como el ratón, el hurón, los macacos y, por último, mediante ensayos clínicos en humanos", desarrolla.

¿QUÉ SON LOS ANTICUERPOS MONCLONALES?

   Los anticuerpos (un tipo de proteínas) son parte de las defensas naturales del cuerpo humano contra patógenos infecciosos. Normalmente, estas proteínas se acoplan a partes de las bacterias o de los virus para neutralizar la infección. La estrategia de los anticuerpos monoclonales se basa en diseñar en el laboratorio versiones de estas moléculas para reconocer objetivos específicos que impidan la replicación del virus o que eviten que el sistema inmunitario reaccione al virus de forma descontrolada.

    Los anticuerpos monoclonales son idénticos porque están producidos por un solo tipo de célula del sistema inmune, los linfocitos B. Cada uno de ellos tiene una especificidad única contra un determinado antígeno o sustancia extraña del virus, por eso se llaman monoclonales. En el caso del coronavirus, lo que se hace es seleccionar aquellos que reconozcan la proteína S del virus y que sean neutralizantes, es decir, capaces de inactivar al virus para poder proteger así a los pacientes.

   Además, estas inmunoglobulinas se pueden producir de una forma ilimitada porque pueden crecer en líneas celulares de laboratorio que ya están autorizadas, y, por tanto, no tienen la limitación cuantitativa del plasma obtenido de pacientes que se han recuperado de la enfermedad y que también poseen anticuerpos que neutralizan al virus.

Contador

Lo más leído