14 de enero de 2019

Solo un 3% de los españoles reconoce la EPOC de forma espontánea

Solo un 3% de los españoles reconoce la EPOC de forma espontánea
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / UTAH778

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Solo un 3,1 por ciento de los españoles reconoce de forma espontánea la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), a pesar de ser la enfermedad respiratoria crónica más frecuente en adultos y la cuarta causa de muerte en España, según los datos del estudio sobre notoriedad y perfil de imagen de la EPOC, la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar, que ha impulsado la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

La EPOC es una enfermedad grave compleja y multicomponente. Se define por la obstrucción de las vías áreas inferiores pero su presentación clínica es muy heterogénea. Dentro de lo que hoy se denomina como EPOC, se incluyen la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar.

La bronquitis crónica es una irritación e inflamación a largo plazo de los conductos bronquiales, las vías respiratorias que llevan oxígeno a los pulmones, que producen una secreción mucosa abundante y en consecuencia tos y dificultad para respirar.

Por su parte, el enfisema pulmonar es un tipo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica en la que los alveolos, las bolsitas de aire de los pulmones, se inflaman y dañan provocando la destrucción del tejido pulmonar lo que causa una disminución de la función respiratoria. En ambos casos, fumar es la causa mas común.

El estudio de SEPAR define dos tipos de notoriedad: la espontánea como el reconocimiento espontáneo en que el sujeto tiene de una enfermedad cuando al ser preguntado de una forma general sobre enfermedades que conoce es capaz de nombrarla entre las 3 o 4 primeras, y la notoriedad sugerida, entendida como el reconocimiento de una enfermedad al ser preguntado directamente sobre la misma.

DETALLES DEL ESTUDIO

Para realizar el estudio, se llevó a cabo una encuesta voluntaria y anónima entre población adulta entre 18 y 75 años de Madrid, Barcelona Bilbao y Sevilla. Entre los encuestados, la enfermedad crónica con más alta notoriedad fue el cáncer (23% de respuestas), mientras que la bronquitis crónica ocupó la quinta posición (3,4%) y la EPOC el sexto (3,1%). Al acotar más el campo de estudio y preguntar sobre enfermedades respiratorias en concreto, el primero fue el asma con un 33,8 por ciento de respuestasm seguido de neumonía (23,4%), bronquitis crónica (11,1%), EPOC (5,2%) y cáncer de pulmón con 2,7 por ciento.

En cuanto a notoriedad sugerida, se preguntó a los encuestados sobre su familiarización con una selección de 7 enfermedades: asma, bronquitis crónica, diabetes, enfisema pulmonar, EPOC, infarto de miocardio y tuberculosis. El nivel de reconocimiento más alto fue para la diabetes (83,3%) y en segundo lugar el infarto de miocardio (71,1%).

La EPOC obtuvo un 12,8 por ciento de respuestas de reconocimiento, un 17,8 por ciento de confusión, pero el 66,9 por ciento de los casos la desconocían. A la bronquitis crónicam la reconocieron 257 personas, (40,2%), 329 (51,4%) la confundían, y un 5,9 por ciento la desconocía, mientras que el enfisema pulmonar fue reconocido por 128 personas (20%), se mostraron confundidos 273 (42,7%) y 223 (34,8%) la desconocían.

"ELEVADO NIVEL DE CONFUSIÓN"

Según el doctor Juan Antonio Riesco, el estudio es relevante porque "solo identificando el grado de conocimiento que tiene la población española sobre esta enfermedad se pueden establecer las medidas adecuadas de educación sanitaria y prevención para hacer frente a dicha enfermedad".

"Lo más relevante es el elevado nivel de confusión, ya que los participantes afirman que les suena la enfermedad pero tienen dificultades para identificarla exactamente, lo que nos lleva a pensar que debemos trabajar en el reforzar la sensibilización y el conocimiento de la población de una enfermedad importante para la salud pública", ha añadido.

Según estudios recientes, el infradiágnostico de la EPOC afectaría a un 80 por ciento de la población, una cifra que va en aumento respecto a estudios anteriores, lo que unido al desconocimiento de la enfermedad, "puede contribuir a que esta falta de diagnóstico continúe creciendo y que se diagnostique, como sucede actualmente, en fases ya avanzadas de la enfermedad", explica este especialista.