17 de agosto de 2020

La sífilis podría haberse extendido por Europa antes de que Colón viajara a América

La sífilis podría haberse extendido por Europa antes de que Colón viajara a América
blennorràgia - CDC/ BILL SCHWARTZ - ARCHIVO

MADRID, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio realizado en la Universidad de Zúrich, en Suiza, apunta que, en contra de lo que se pensaba hasta ahora, los europeos ya podrían haber sido infectados de sífilis antes del siglo XV. Además, los investigadores han descubierto un patógeno hasta ahora desconocido que causa una enfermedad relacionada, un antecesor de la sífilis y sus enfermedades relacionadas que podría tener más de 2500 años.

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual y, aunque comúnmente se descarta debido a la disponibilidad de tratamientos modernos, de hecho se está propagando a un ritmo alarmante: en las últimas décadas, más de 10 millones de personas en todo el mundo se han infectado con una subespecie de la bacteria 'Treponema pallidum'.

Otras treponematosis, como el pian y el bejel, son causadas por otras subespecies de 'Treponema pallidum'. Los orígenes de la sífilis, que causó estragos en Europa desde finales del siglo XV hasta el siglo XVIII, aún no están claros. La hipótesis más popular hasta ahora sostiene que Cristóbal Colón y sus marineros fueron los responsables de traer la enfermedad a Europa desde el Nuevo Mundo.

El nuevo estudio indica una buena posibilidad de que 'Treponema pallidum' ya existiera en Europa antes de que Colón zarpara hacia América. Los investigadores encontraron treponematosis en restos humanos arqueológicos de Finlandia, Estonia y los Países Bajos.

Se utilizaron tanto la datación molecular de los antiguos genomas bacterianos como la datación tradicional por radiocarbono de las muestras para estimar la edad de los patógenos que causan estas enfermedades. Los resultados indican que los genomas datan de entre principios del siglo XV y XVIII.

Además de los casos de sífilis, los investigadores encontraron frambesia en uno de los individuos. Al igual que la sífilis, el pian se transmite por contacto con la piel, aunque rara vez a través de las relaciones sexuales. Hoy, la enfermedad solo se encuentra en regiones tropicales y subtropicales.

"Nuestros datos indican que el pian se extendió por toda Europa. No se limitó a los trópicos, como lo es hoy", apunta Verena Schünemann, profesora de paleogenética en el Instituto de Medicina Evolutiva de la Universidad de Zurich.

El equipo de investigación también descubrió algo más: el esqueleto encontrado en los Países Bajos contenía un patógeno que pertenecía a un linaje treponémico nuevo, desconocido y basal. Este linaje evolucionó en paralelo a la sífilis y la frambesia, pero ya no está presente como una enfermedad moderna.

"Este descubrimiento imprevisto es particularmente emocionante para nosotros, porque este linaje es genéticamente similar a todas las subespecies treponémicas actuales, pero también tiene cualidades únicas que difieren de ellas", destaca el primer autor Kerttu Majander, de la UZH.

Debido a que existían en Europa varias subespecies estrechamente relacionadas de 'Treponema pallidum', es posible que las enfermedades persistieran en regiones superpuestas y, en ocasiones, infectaran al mismo paciente. La distribución espacial en la periferia norte de Europa también sugiere que las treponematosis endémicas ya se habían extendido ampliamente en Europa en el período moderno temprano.

"Usando nuestros genomas antiguos, ahora es posible por primera vez aplicar una datación más confiable al árbol genealógico del 'Treponema'", dice Schünemann. Los análisis genéticos realizados en este estudio sugieren que el predecesor de todas las subespecies modernas de 'Treponema pallidum' probablemente evolucionó hace al menos 2.500 años. Para la sífilis venérea en particular, el último ancestro común existió entre los siglos XII y XVI.

Según la diversidad de treponematosis recién descubierta en la Europa moderna temprana, la sífilis puede haberse originado o quizás haberse desarrollado más en el Viejo Mundo.

"Parece que el primer brote de sífilis conocido no puede atribuirse únicamente a los viajes de Colón a América --concluye Schünemann--. Las cepas de treponematosis pueden haber co-evolucionado e intercambiado material genético antes y durante los contactos intercontinentales. Es posible que todavía tengamos que revisar nuestras teorías sobre los orígenes de la sífilis y otras enfermedades treponémicas".