21 de julio de 2016

Sentirse bien emocionalmente, principal necesidad de los jóvenes tras sufrir un cáncer

Sentirse bien emocionalmente, principal necesidad de los jóvenes tras sufrir un cáncer
EUROPA PRESS

MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

Estar bien física y emocionalmente, seguido de sentirse "normal" socialmente, hacer un buen seguimiento de la enfermedad, establecer y desarrollar unos hábitos de vida saludables y que algunos tratamientos sean financiados económicamente, son las principales necesidades que tienen los adolescentes que han sufrido un cáncer.

Así se desprende de una investigación realizada por el grupo de investigación en dolor ALGOS de la Universidad Rovira i Virgili (URV) y la Cátedra de Dolor Infantil URV-Fundación Grünenhtal, liderado por Santiago Galán, publicado en el 'European Journal of Cancer Care' y recogido por la plataforma Sinc.

Según el trabajo, mientras que algunas necesidades son similares a las que muestran en estudios con supervivientes de cáncer adultos, hay algunas específicas y de mucha importancia para adolescentes y adultos jóvenes que han superado la enfermedad. Se trata de necesidades y preocupaciones relacionadas con la fertilidad y la salud sexual, mantenimiento de un estilo de vida saludable, apoyo familiar y social y relaciones con los compañeros.

NECESIDADES MENOS CUBIERTAS

Para alcanzar esta conclusión, los expertos han utilizado el método 'Delphi' (que consta de una serie de preguntas a través de una encuesta 'on line') a tres grupos de expertos formados por 29 profesionales de la salud (médicos, oncólogos, enfermeros, fisioterapeutas, trabajadores sociales y psicólogos), 17 supervivientes de cáncer de 14 a 24 años que finalizaron un tratamiento oncológico y libres de la enfermedad durante un año, y 12 familiares o cuidadores de estos adolescentes supervivientes de cáncer.

A través de las preguntas se evaluaron las necesidades en diferentes categorías: consejo y apoyo psicológico, red social adaptativa, estrategias para volver a la vida "normal" y adaptación al nuevo rol, estilo de vida saludable, adaptación de la asistencia sanitaria a la nueva situación y apoyo financiero a los tratamientos oncológicos.

Una vez analizadas estas necesidades, los investigadores han asegurado que las menos cubiertas son la coordinación entre Atención Primaria y Especializada, la atención a las secuelas psicológicas de sufrir cáncer, la evaluación y tratamiento neuropsicológico, y la escasez de consejos sobre fertilidad y una atención a la salud sexual.

Así, han planteado la posibilidad de desarrollar una aplicación móvil para el tratamiento y seguimiento de estos adolescentes ya que, a su juicio, podría suponer un plan de tratamiento para la atención de las secuelas psicológicas y para desarrollar hábitos de vida saludables.

Para leer más