22 de enero de 2019

El secreto de la sepsis puede estar en una célula rara

El secreto de la sepsis puede estar en una célula rara
PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

En un artículo publicado en 'Nature Immunology', científicos del Instituto de Investigación de Niños de Seattle, en Estados Unidos, revelan cómo un grupo raro de glóbulos blancos llamados basófilos juega un papel importante en la respuesta inmune a una infección bacteriana, previniendo el desarrollo de sepsis. Los investigadores dicen que sus hallazgos podrían conducir a mejores formas de prevenir la peligrosa respuesta inmune que afecta a más de 30 millones de personas en todo el mundo cada año.

"La sepsis es la principal causa de muerte de niños en todo el mundo, sin embargo, se sabe poco acerca de qué funciona mal en el sistema inmunológico de una persona para causar sepsis al combatir una infección", afirma el doctor Adrian Piliponsky, investigador principal del Centro de Institutos de Investigación para la Inmunidad e Inmunoterapias. "Sin esta información, es difícil predecir quién desarrollará sepsis o explicar por qué la sepsis causa una variedad de respuestas inmunitarias en diferentes individuos", añade.

Para comprender mejor los cambios que sufre el sistema inmunológico a medida que una infección avanza hacia la sepsis, un equipo del Hopsital Infantil de Seattle dirigido por Piliponsky, junto con colaboradores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en California, y otros laboratorios internacionales, rastrearon la respuesta inmunitaria hasta las etapas tempranas de la infección. Se centraron en un grupo particular de glóbulos blancos llamados basófilos conocidos por ayudar a iniciar una respuesta inmunitaria a una infección.

"Como uno de los tipos de células más raros del cuerpo, los basófilos representan menos del 1 por ciento de los glóbulos blancos de una persona", afirma Piliponsky, profesor asociado de Pediatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington. "Los científicos han sospechado durante mucho tiempo que los basófilos pueden mejorar la defensa inmunitaria contra una infección bacteriana, aunque no hubo pruebas científicas de este papel antes de nuestro estudio", añade.

LOS BASÓFILOS JUEGAN UN PAPEL CLAVE EN LA PREVENCIÓN DE LA SEPSIS

Para examinar la contribución de los basófilos a la respuesta inmune, los científicos utilizaron un modelo de infección bacteriana y sepsis que se parece mucho a la progresión y las características de la sepsis humana en ratones modificados genéticamente.

Sus estudios demostraron que los basófilos fueron uno de los primeros tipos de células inmunitarias que aparecieron en el sitio de la infección. La presencia de basófilos no solo mejoró la inflamación en las etapas iniciales de una respuesta inmune a la infección y mejoró la supervivencia en ratones, sino que también lo hizo liberando una proteína conocida como factor de necrosis tumoral (TNF, por sus siglas en inglés).

Como un jugador importante en la respuesta inmune a una infección, el TNF envía la señal a otras células, lo que hace que se pongan en marcha y generen la respuesta inflamatoria que es vital para proteger y curar el tejido dañado. Su presencia en esta investigación se suma a la creciente evidencia de que el TNF derivado de basófilos desempeña un papel importante en las primeras etapas de la defensa del sistema inmunitario contra una infección, e indica que una presencia reducida de basófilos o una deficiencia en los factores regulados por los basófilos puede conducir a la sepsis.

"Estos hallazgos muestran que los basófilos, a pesar de su bajo número, pueden desencadenar una cascada de eventos que los ayudan a iniciar una respuesta inmune contra la infección y aumentan la efectividad de esta respuesta", escriben Piliponsky y sus coautores en el documento. "En conjunto, estos hallazgos brindan nuevos conocimientos sobre cómo los basófilos y el TNF derivado de basófilos podrían tener roles clave en las etapas iniciales después de las infecciones bacterianas y en resistir la progresión de estas infecciones a la sepsis".

Piliponsky cree que estos estudios sientan las bases para futuros proyectos. La investigación centrada en ciertos aspectos de la función basófila podría ofrecer mejores formas de determinar el riesgo de sepsis de una persona o prevenir la respuesta inmune desregulada que puede conducir a la sepsis.