15 de julio de 2014

Sanidad recomienda usar chalecos salvavidas en lugar de flotadores en caso de no saber nadar

Sanidad recomienda usar chalecos salvavidas en lugar de flotadores en caso de no saber nadar
EUROPA PRESS

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

La llegada del verano y las altas temperaturas hace que se dispare la afluencia de bañistas en playas y piscinas que deben extremar las precauciones para prevenir ahogamientos y situaciones que puedan poner en riesgo su salud, según recuerda el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que en caso de no saber nadar o no nadar bien recomienda utilizar chalecos salvavidas en lugar de flotadores hinchables para bañarse o practicar un deporte acuático.

Un año más el departamento de Ana Mato ha elaborado una serie de consejos para que los ciudadanos puedan disfrutar de las actividades acuáticas del verano, en el marco de las recomendaciones de la Campaña Estival 2014.

Sobre todo teniendo en cuenta que los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), relativos al año 2012, muestran como en España fallecieron un total de 438 personas por ahogamientos, 358 hombres y 80 mujeres, mientras que otras 656 personas se encontraron en situación de riesgo de sufrir un ahogamiento que pudieron ser rescatadas con vida y fueron hospitalizadas por lesiones derivadas de esta situación.

Ante estos datos, Sanidad aconseja asegurarse de que la piscina donde acude con su familia cuenta con las adecuadas medidas de seguridad (socorrista, cercado perimetral) para que los niños pequeños no puedan acceder libremente, si bien recuerda que la vigilancia de los menores es "su responsabilidad" y la del socorrista es el salvamento acuático cuando sea necesario.

Por ello, es necesario "vigilar a los menores en todo momento" cuando estén en el agua o jugando cerca de ella y no delegar esta responsabilidad en un niño más mayor. De hecho, recuerda que muchos ahogamientos se producen en el entorno familiar (bañeras, piscinas privadas y piscinas hinchables) y que un bebé puede ahogarse en 30 centímetros de profundidad.

Para los niños, el cercado perimetral de las piscinas es muy seguro, ya que aísla completamente la piscina, y recuerda que debe contar con una valla de 1,2 metros de altura y que no sea posible escalar.

En la playa, pide respetar el significado de las banderas y no bañarse nunca si está roja, y tener en cuenta siempre las indicaciones de los socorristas.

MEJOR NADAR DE ESPALDAS CUANDO SE ESTÉ CANSADO

Además, es aconsejable no sobreestimar la condición física de uno mismo ni su capacidad para nadar. Y en el mar, si se encuentra cansado o tiene dificultad para volver, es mejor nadar de espaldas moviendo las piernas solamente hasta llegar cerca de la orilla.

También es mejor bañarse siempre acompañado, sobre todo si es una persona mayor o padece algún problema de salud, y recuerda que el consumo de alcohol antes del baño disminuye la capacidad de reacción ante un peligro y puede propiciar conductas que pueden poner en riesgo nuestra salud.

Del mismo modo, alerta de que bañarse de noche es muy peligroso ya que "si ocurriera algo, nadie podría verlo", y recuerda que tirarse de cabeza desde una gran altura, en lugares de poca profundidad o sin conocer si existe algún obstáculo en el fondo puede producir lesiones muy graves.

EL PELIGRO DE LAS ZAMBULLIDAS

De hecho, el Ministerio alerta de que en 2012 se produjeron un total de 99 altas hospitalarias (78 en hombres y 21 en mujeres) de lesiones provocadas por zambullidas, el 60 por ciento en menores de 30 años.

Se trata de lesiones vertebrales con o sin lesión medular, traumatismos craneoencefálicos y otros politraumatismos. Al menos 40 personas sufrieron fractura de columna vertebral, de las cuales 14 presentaban además lesión medular por una zambullida.

Sanidad mantiene además en su página web una guía tipo cómic que está dirigida a los niños, niñas y adultos responsables de su cuidado, para advertir de los riesgos de sufrir lesiones en los distintos entornos acuáticos y recomendar las conductas de seguridad que se deben adoptar para evitarlos.