17 de enero de 2014

Expertos recomiendan una vigilancia constante ante el aumento de casos por la nueva gripe aviar H7N9

LONDRES, 17 Ene. (Reuters/EP) -

El aumento de afectados por la nueva gripe aviar H7N9 en China en las últimas semanas, donde ya ha provocado además varias muertes, alerta de la necesidad de mantener una "vigilancia constante" ante las cepas gripales emergentes para evitar que se produzca una pandemia mortal.

Así lo ha asegurado el investigador del Imperial College de Londres (Rein Unido) Jake Dunning, que ha estado monitorizando este brote que, en la última semana, ha provocado 24 nuevos contagios y tres muertes confirmadas en laboratorio, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Ahora se está produciendo una segunda ola de este virus", ha reconocido, lo que coincide con la temporada de invierno en el hemisferio norte que, además, también aumenta el riesgo de que el virus mute y pueda desarrollar cambios genéticos que favorezcan su circulación.

El virus de la gripe aviar H7N9 apareció por primera vez en marzo del año pasado y ha infectado hasta el momento a al menos 170 personas en China, Taiwán y Hong Kong, de los cuales medio centenar han fallecido.

Muchas, aunque no todas las personas infectadas, han tenido contacto previo con aves así que, por ahora, según Dunning, parece que el virus no se ha adaptado a una fácil transmisión entre personas, algo clave ante una posible pandemia.

Sin embargo, la cepa ya tiene varias características "preocupantes" ya que hay un pequeño número de personas que se contagiaron tras estar en contacto con algún afectado.

Un equipo independiente de investigadores de Estados Unidos aseguró en diciembre que no es imposible que el H7N9 pueda ser fácilmente transmisible entre personas, pero tendría que someterse a múltiples mutaciones para ello.

Además, en otro estudio se detectó una mutación del virus que puede hacer que sea resistente a un fármaco clave del tratamiento de primera línea, sin limitar su capacidad de propagarse en los mamíferos.

El principal portavoz de la OMS en esta materia, Gregory Hartl, dijo a Reuters que estaban vigilantes ante el aumento de casos de las últimas semanas. "Hasta ahora no hemos visto nada que nos haga cambiar nuestra evaluación de los riesgos", ha asegurado.

Para el director del Centro de Infecciones Respiratorias del Imperial College de Londres, Peter Openshaw, el creciente número de infecciones y muertes es una "señal de preocupación" porque "históricamente los brotes importantes comienzan con casos esporádicos y ocasionales que luego empiezan a crecer".

Además, recuerda que la diversidad genética del virus H7N9 ya ha demostrado como el virus ha sido capaz de mutar en varias ocasiones y puede seguir haciéndolo. Además, ahora también es más probable que se mezcle con otras cepas del virus, como la H1N1 o la H3N2, que circulan actualmente por China.