27 de febrero de 2006

Los Reyes inauguran en Madrid el Centro Nacional de Investigaciones Cardiológicas, que funcionará plenamente en 5 años

El CNIC contará con una dotación de 266 millones de euros hasta 2012 para sus proyectos, que buscan la rápida aplicación para el paciente

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los Reyes inauguraron hoy en Madrid la nueva sede de la Fundación Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), dependiente del Instituto de Salud Carlos III, que "es único en el mundo, al integrar totalmente la financiación pública y privada (60-40 por ciento, respectivamente)" y que pretende "liderar la investigación en este campo en España y convertirse en un referente internacional", señaló hoy la ministra de Sanidad, Elena Salgado, antes de la visita a las instalaciones del edificio.

El director científico de este centro, Valentín Fuster, explicó a los Reyes --que se mostraron muy interesados-- y al resto de autoridades presentes en el acto de inauguración que "se trata de un centro único en el mundo", que ha logrado la integración total de la Administración y la empresa privada. En este sentido, precisó que "las empresas privadas van a participar en el patronato, y decidirán también sobre el diseño y evaluación de los proyectos".

A la pregunta del Rey Juan Carlos, que se mostró interesado por si había algún centro así en otros países, Fuster sostuvo que "no tiene constancia de que haya un centro de este tipo, que cuente con la tecnología más moderna y la simbiosis entre los fondos públicos y privados". Por su parte, la Reina doña Sofía dijo que "es un orgullo para España contar con un centro de estas características".

En concreto, manifestó que espera que el CNIC empiece a funcionar "muy bien" este verano, haciendo los "fichajes" necesarios para lograr la calidad que se busca, pero hasta dentro de 4 ó 5 años no será un centro que funcione a "pleno rendimiento". La construcción y dotación de la sede del mismo ha supuesto una inversión superior a 50 millones de euros.

Según Fuster, el objetivo principal de este centro es dar respuesta a la incógnitas dentro de la biología cardiovascular, junto con otros grupos y hospitales españoles, para poder aplicar los hallazgos del pronóstico, tratamiento y, sobre todo, prevención cuanto antes a los pacientes. "Es muy difícil hacer esto exclusivamente con dinero del Estado", indicó este experto, quien resaltó que "pretende que la investigación en España se ponga al frente".

"No se trata de un centro de diagnóstico o de cuidados médicos, pero el paciente va a ser importante para la investigación", explicó Fuster a la Reina, que preguntó sobre el papel de los enfermos. "Tampoco va a ser un centro aislado, sino que trabajará con centros de investigación de todas las comunidades autónomas", constató el director científico.

Según Fuster, otra finalidad será descubrir a la "gente de la cantera" a los jóvenes investigadores que será el futuro científico de este país, por lo que se va a invertir un "gran esfuerzo", y se va a empezar a partir del bachillerato, a través de becas, que también se otorgarán a jóvenes en la carrera interesados por el tema de la biomedicina, así como a los que estudian cardiología, y a otros profesionales. "Se les dará la posibilidad a gente de calidad, que es lo que va a prevalecer en este centro", que tiene la capacidad de acoger a más de 300 científicos y que cuenta con un equipamiento tecnológico de "última generación".

Con el centro del Monte Sinaí (Estados Unidos), donde Fuster trabaja como jefe de Cardiología, habrá una colaboración constante de intercambio de investigación, así como con otros centros de Nueva York, y se firmarán diversos proyectos con las comunidades autónomas para "trabajar en red".

LINEAS DE INVESTIGACIÓN

En cuanto a las líneas de investigación, Fuster explicó que habrá departamentos que se encarguen de realizar estudios de desarrollo, para descubrir cómo se forman las células y el aparato cardiovascular, ya que muchas enfermedades son congénitas; analizar la regeneración tisular a través de diversas tecnologías como la farmacológica (para poder estimular células de la médula osea y que se reproduzcan en lugares donde se necesiten); e investigar sobre biología vascular e inflamación.

Asimismo, el CNIC contará con un departamento de tecnología de imagen; de traslación, para que todos los hallazgos se apliquen rápidamente a los enfermos; y otro de epidemiología y "de futuro de la enfermedad", muy encauzado a la prevención. En este sentido, Fuster destacó que España cuenta con uno de "los mejores documentos en este campo", que supone la primera causa de mortalidad en los países desarrollados.

Hasta el año 2012, el centro contará con una dotación de 166 millones de euros procedentes de fondos públicos y otros 100 millones adicionales que aportan trece de las principales empresas españolas a través de la Fundación ProCNIC. Además, el CNIC será flexible en su financiación, y en su organización.

A la inauguración del nuevo edificio --que cuenta con 23.000 metros cuadrados-- asistieron más de 100 autoridades de los ámbitos institucional y empresarial.