11 de noviembre de 2015

Revelan la ruta mortal del brote del virus de ébola

Revelan la ruta mortal del brote del virus de ébola
ISGLOBAL

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Mediante el uso de un novedoso modelo estadístico, un equipo de investigación dirigido por la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, mapeó la propagación del brote de Ébola desde 2014 hasta 2015 en Sierra Leona, proporcionando la imagen más detallada hasta la fecha sobre cómo y dónde se propagó la enfermedad e identificando dos oportunidades críticas para controlar la epidemia.

El resultado de este trabajo, que se publica en 'Journal of the Royal Society Interface', coincide con los detalles conocidos acerca de la fase inicial del brote de Ébola, lo que sugiere el valor en tiempo real del método para las autoridades de salud a medida que planifican intervenciones para contener brotes futuros y no sólo de Ébola.

Para el análisis se usaron datos del Ministerio de Salud y Saneamiento de Sierra Leona para trazar el curso del brote de Ébola, que comienza con la llegada de la enfermedad al distrito fronterizo de Kailahun a finales de mayo de 2014. A mediados de junio, el Ébola se extendió hacia el oeste hasta las inmediaciones Kenema, una vía consistente con una investigación de campo reciente.

En su punto máximo, el 67 por ciento de los casos de Ébola en Kenema fueron importados de Kailahun; a principios de julio, la epidemia se estableció firmemente en Kenema con la mayoría de los casos infectados a nivel local. De Kenema, el brote continuó al oeste, sur y norte. A partir de principios de julio, surgió un segundo camino en la capital, Freetown, extendiéndose al este de Port Loko a finales de julio y luego rápidamente al este y al sur.

Debido a sus muchas conexiones con otros distritos, Kenema y Port Loko eran puntos de intersección críticos para el brote. En estos puntos, pueden haber existido ventanas de oportunidad para controlar la propagación del ébola en Sierra Leona, según sugiere el estudio. Los autores estiman que la primera ventana, antes de que el Ébola alcanzó Kenema, fue de aproximadamente un mes, y la segunda, antes de llegar a Port Loko, fue mucho más corta.

El método descrito en el documento utiliza tres ingredientes principales: el distrito en el que vivían los pacientes con Ébola, la población de ese distrito y la distancia geográfica entre los distritos, toda ella información que estaba disponible durante el brote.

"Si bien este análisis llega demasiado tarde para ser utilizado para su aplicación e intervención en la epidemia de Ébola, el método podría ser útil para futuros brotes de enfermedades, y no sólo para el Ébola", afirma Jeffrey Shaman, autor principal del estudio y profesor asociado de Ciencias de Salud Ambiental en la Escuela Mailman.

"Ser capaz de inferir el curso espacio-temporal de un brote y la velocidad de su propagación entre los centros de población en tiempo real --continúa Shaman-- puede ayudar en gran medida a la planificación de la salud pública, incluyendo el nivel y la velocidad de implementación de medidas de intervención como el número de médicos y camas que se necesitan y dónde ubicarlos".

El método tradicional para rastrear la propagación de la enfermedad es el seguimiento del contacto, con entrevistas personales con los pacientes, el personal de salud y todos los que entraron en contacto con el virus. "Trazar el contacto es muy laborioso --dice el autor principal Wan Yang, científico investigador asociado en la Escuela Mailman--. Sobre todo en zonas de escasos recursos, una epidemia como el Ébola puede escapar fácilmente cualquier esfuerzo de seguirlo. La poca información necesaria en nuestro método hace que sea una herramienta particularmente valiosa para ayudar a los esfuerzos de salud pública durante un nuevo brote de la enfermedad en estas áreas".

Durante el brote de Ébola, hubo un colapso del sistema de salud en Sierra Leona, los datos observacionales eran muy limitados y estaban cargados de errores. "Tener la capacidad de inferir el curso del brote da a los poderes públicos la capacidad de ver qué está pasando en lugar de moverse completamente a ciegas --dice Shaman--. En una emergencia de salud pública, es fundamental tener la mayor cantidad de información posible para poder tomar decisiones informadas".

Anteriores trabajos de Shaman y Yang ha utilizado métodos computacionales para predecir la propagación de enfermedades infecciosas. A partir del verano de 2014, generaron estimaciones semanales de todo el país sobre la incidencia del Ébola en Sierra Leona, Guinea y Liberia y desarrollaron un método premiado para pronosticar la influenza estacional.

Para leer más