18 de septiembre de 2012

Responsable de Salud de la CEE pide que la salud no sea instrumento de intereses políticos y económicos

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

El director del Departamento de Pastoral de la Salud de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Abilio Fernández, ha pedido que la salud no sea instrumento de intereses políticos, sindicalistas o económicos y ha denunciado la "insensibilidad" e "indiferencia" tanto personal como institucional ante el sufrimiento, con motivo de las XXXVII Jornadas de Delegados de Pastoral de la Salud que se están celebrando en Madrid desde este lunes hasta el miércoles.

"La salud es muy importante en la vida y quizás solo la valoramos cuando se nos escapa. No puede ser usada por políticos y sindicalistas para sus intereses, ni por la economía. Hay que invertir en salud para que nuestra vida, entre el trabajo y el descanso, camine hacia la felicidad y la plenitud", ha destacado en declaraciones a Europa Press.

Además, ha advertido de que la sociedad del bienestar actual puede empujar a "mirar para uno mismo, exigiendo su propia felicidad que puede ser insaciable y a dar la espalda a quienes no tienen lo suficiente para vivir una vida saludable". "Es posible que hoy tengamos que hablar de indiferencia e insensibilidad a nivel personal y también institucional ante el sufrimiento", ha añadido.

A su juicio, la sanidad tiene "muchas cosas muy buenas pero otras que no lo son tanto" y ha apuntado que existen muchos problemas como la situación de los inmigrantes irregulares pero también otros "muy serios y muy duros". Ante esta situación, ha indicado que la causa puede estar en "una deseducación insolidaria".

Por ello, ha destacado la importancia del "buen samaritano" y ha asegurado que hay "muchos" buenos samaritanos entre los profesionales de la medicina. Concretamente, ha explicado que ser buen samaritano consiste en descubrir al necesitado y dar una respuesta a la necesidad, algo que se refleja en la parábola del Buen Samaritano. "Hay una toma de conciencia ('Al verlo...') que mueve a la compasión ('...se compadeció de él'), a la proximidad ('Se acercó') y a la donación ('Le vendó las heridas, echando en ellas aceite y vino')", ha precisado.

Fernández ha realizado un llamamiento a la justicia y a la responsabilidad y ha reclamado soluciones concretas a problemas concretos al tiempo que una mayor atención a los grupos más vulnerables como los ancianos, discapacitados, enfermos terminales e inmigrantes, entre otros.