Esta es la razón por la que los hombres se recuperan más rápido de la gripe que las mujeres

Esta es la razón por la que los hombres se recuperan más rápido de la gripe que las mujeres
18 de julio de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ANNA BIZON - ARCHIVO

MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los hombres pueden recuperarse más rápidamente de las infecciones por gripe porque producen en mayor proporción una proteína clave que cura los pulmones, según sugiere un estudio de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos).

Los científicos, cuyos resultados se han publicado en la revista 'Biology of Sex Differences', infectaron ratones vivos y células humanas derivadas con virus de gripe y descubrieron que tanto los ratones machos como las células humanas producían más anfiregulina, un factor de crecimiento que producen las células linfoides innatas relevante en la curación de heridas.

Los ratones machos se recuperaron más rápidamente, en comparación con los ratones hembras, mientras que los machos que carecían de anfiregulina presentaron tiempos de recuperación cercanos a los de las féminas.

Hasta ahora se pensaba que el hecho de que las mujeres tuvieran una gripe más severa con recuperaciones más lentas que los hombres se debía únicamente a los mayores niveles de inflamación pulmonar. "El hallazgo novedoso es que las mujeres también tienen una reparación tisular más lenta durante la recuperación, debido a la producción relativamente baja de anfiregulina", explica la autora principal del estudio, Sabra Klein, profesora asociada en el Departamento de Microbiología e Inmunología Molecular de la Facultad Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins.

Para la realización del estudio, Klein y su equipo infectaron ratones con una dosis no letal de H1N1, una cepa de gripe A que causó una pandemia mundial entre los años 2009 y 2010 con más de 18.000 muertes. Observaron que, aunque los ratones machos y hembras tenían niveles similares de virus y lo eliminaban casi en la misma cantidad de tiempo, las hembras sufrían significativamente más por sus infecciones.

Además, tuvieron una mayor pérdida de masa corporal y una mayor inflamación pulmonar durante la fase aguda de la infección, y más tarde fueron más lentas para recuperarse de la función pulmonar normal.

LA ANFIREGULINA

Los científicos identificaron la anfiregulina como un factor clave en esta diferencia de género. Se sabe que esta proteína del factor de crecimiento promueve la proliferación de células epiteliales en la piel, el pulmón y otras superficies del cuerpo durante la curación de heridas, incluida la recuperación de infecciones pulmonares. El análisis de los ratones reveló que los machos produjeron significativamente más anfiregulina que las hembras durante la fase de recuperación de sus infecciones.

Además, los ratones machos que habían sido modificados genéticamente para carecer de anfiregulina mostraron el mismo patrón que las mujeres, con infecciones más graves y recuperaciones más lentas. Las mujeres sin anfiregulina se mantuvieron relativamente sin cambios en la gravedad de su infección, lo que sugiere que la proteína de curación del pulmón produce una diferencia principalmente en los hombres.

De manera similar, el equipo descubrió que las infecciones de gripe de células epiteliales de pulmón humano y de ratón en placas de cultivo fueron seguidas por saltos significativos en la producción de anfiregulina solo cuando las células eran de machos.

"El hecho de que amphiregulin ayude a mejorar la infección de la gripe apunta a una nueva estrategia terapéutica para la gripe severa. Sin embargo, todavía no está claro qué factores impulsan al mayor aumento en la producción de anfiregulina en los hombres durante la infección de gripe", detalla Klein.

Los investigadores sospecharon que este hecho era atribuible a la testosterona, pero descubrieron que no parece controlar los niveles de anfiregulina. Sin embargo, descubrieron que la hormona sexual, independientemente de esta proteína, ayuda a proteger a los ratones machos.

Ahora, el laboratorio de Klein está investigando los mecanismos del efecto protector de la testosterona, así como los factores que controlan la producción de anfiregulina durante la infección de la gripe. "La investigación podría conducir a nuevos tratamientos contra la gripe que aumenten la producción de anfiregulina, particularmente en las mujeres", ha concluido la científica.