6 de junio de 2014

El H. Quirón Marbella pone en marcha la técnica termoplastia bronquial para pacientes con asma grave

Reduce las visitas a urgencias por síntomas respiratorios en un 84% y las hospitalizaciones en un 73%

MARBELLA (MÁLAGA), 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

La termoplastia bronquial es una novedosa opción terapéutica para mejorar los síntomas respiratorios de quienes padecen asma grave y su organismo no responde a la medicación convencional. Esta técnica, que ya está en marcha en Hospital Quirón Marbella (Málaga), consiste en la aplicación de calor generado por un equipo de radiofrecuencia para reducir el grosor del músculo liso bronquial.

Según han informado desde el centro, el asma es una enfermedad respiratoria crónica en la que, por momentos, la persona afectada presenta dificultad para respirar acompañada de sonidos similares a los de un silbido (sibilancias). Estos ataques se deben a una reacción alérgica de las vías respiratorias que producen una inflamación en los bronquios o a que el músculo que recubre los bronquios se contrae, lo que en ambos casos dificulta el paso de aire al pulmón.

Según el jefe de servicio de neumología de Quirón Marbella, el doctor José María Ignacio, esta práctica "mejora la calidad de vida al disminuir los problemas respiratorios y la intensidad de las crisis asmáticas". "Con la termoplastia bronquial se consigue un efecto muy beneficioso sobre el paciente a través de un procedimiento ambulatorio y mínimamente invasivo", ha apuntado.

El asma es una enfermedad muy prevalente que afecta a un cinco por ciento de la población, contra la que se dispone de un amplio arsenal terapéutico que modera la sintomatología en la mayor parte de los casos; sin embargo, sobre el cinco y el 10 por ciento de las personas con asma no se controla adecuadamente y ahí "es donde entra en juego la termoplastia bronquial", según han indicado en un comunicado.

Como apunta el doctor Ignacio, "los estudios publicados demuestran que los beneficios se mantienen en el tiempo a los cinco años y, además, no se han detectado efectos adversos secundarios al tratamiento con calor de la vía aérea".

Por otro lado, las cifras "son concluyentes". "En los pacientes tratados mediante termoplastia bronquial se produce una reducción del 32 por ciento en el número de crisis asmáticas, una disminución del 84 por ciento en las visitas a urgencias por síntomas respiratorios, del 73 por ciento en hospitalizaciones y del 66 por ciento en el número de días perdidos de trabajo, escuela y otras actividades diarias", sentencia el doctor de Quirón Marbella.