4 de diciembre de 2015

Psicología positiva para tu mejor 'yo'

Psicología positiva para tu mejor 'yo'
GETTY//DANGUBIC

   MADRID, 4 Dic. (INFOSALUS) -

   Las emociones positivas se han vinculado en múltiples estudios científicos con una mejor salud, una vida más larga y un mayor bienestar personal. En el otro lado se encuentran la ira crónica, la preocupación y la hostilidad que aumentan el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca ya que las reacciones físicas asociadas a estos sentimientos son un aumento de la presión sanguínea y un endurecimiento de los vasos sanguíneos.

   Según explican desde el blog de la Escuela de Medicina de Harvard en Estados Unidos, algunas investigaciones al respecto sugieren que la psicología positiva puede ayudarnos a lidiar con los altibajos de la vida y también a desarrollar resiliencia en los momentos de mayor dificultad. Los especialistas de Harvard desde su sitio web presentan tres vías para disfrutar de los beneficios de la psicología positiva:

EXPRESA GRATITUD

   La gratitud es una apreciación agradecida de lo que poseemos, desde agradecer el techo que tenemos sobre nuestras cabezas a la buena salud de las personas de las que cuidamos.

   Cuando reconoces lo bueno que existe en tu vida, comienzas a reconocer que la fuente de estas cosas buenas al menos en parte se encuentra fuera de nosotros mismos. De esta forma, la gratitud ayuda a conectar con algo mayor que tu experiencia individual, ya sea con otras personas, la naturaleza o un poder superior.

   Reserva unos minutos cada día y piensa sobre cinco cosas grandes o pequeñas de las que estés agradecido. Escríbelas si quieres. Se específico y recuerda lo que cada cosa significa para ti.

HAZ USO DE TUS FORTALEZAS

   Para sacar provecho de los beneficios de tus puntos fuertes, primero necesitas saber cuáles son. Por desgracia, según un estudio británico, sólo una tercera parte de las personas tiene una comprensión útil de sus fortalezas. Si algo te resulta fácil, podrías menospreciarlo y no identificarlo como una fortaleza.

   Si no estás seguro de tus puntos fuertes, puedes identificarlos preguntando a alguien a quien respetes que te conozca bien, te ayudará a descubrir aquello en lo que los demás te felicitan y lo que consigues de forma más fácil.

   Ciertas fortalezas están más próximas a la felicidad. Estas incluyen la gratitud, esperanza, vitalidad, curiosidad y amor. Estas fortalezas son tan importantes que merece la pena cultivarlas y aplicarlas en la vida diaria, incluso si no son naturales para ti.

SABOREA LO BUENO

   La mayoría de personas están 'programadas' para disfrutar del placer de los momentos especiales, como una boda o unas vacaciones. Los placeres cotidianos, por otro lado, pueden desvanecerse sin que nos demos cuenta. Disfrutar significa poner atención en el placer a medida que estos momentos se producen, de forma consciente disfrutar de la experiencia a medida que tiene lugar.

   Apreciar los tesoros de la vida, grandes y pequeños, ayuda a construir la felicidad.

   La multitarea, realizar a la vez distintas cosas, es la enemiga del disfrute. No se puede prestar atención a múltiples cosas. Si estás revisando el periódico y escuchando la radio durante el desayuno, no estás disfrutando lo que podrías de la comida ni del periódico ni del programa de radio. Si estás paseando a tu perro por un hermoso camino pero mentalmente estás pensando en lo que tienes que hacer ese día, te pierdes ese momento.