26 de septiembre de 2014

Un protocolo de derivación rápida en cáncer de mama reduce a menos de un mes el diagnóstico

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un protocolo de derivación rápida en cáncer de mama, conocido como 'circuito rápido' o 'fast track', permite acortar a menos de un mes el tiempo entre la sospecha del tumor, el diagnóstico y el inicio del tratamiento, según han mostrado los resultados de los primeros cuatros años de vida de este protocolo puesto en marcha en Valencia, y que han sido presentados en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, por sus siglas en inglés) que estos días se está celebrando en Madrid.

Este sistema no tiene un coste añadido y se basa en la cooperación entre los distintos profesionales implicados en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de este cáncer: cirujanos, oncólogos y médicos de familia.

Y es que, a pesar de que los programas de detección precoz (mamografías), junto a los avances diagnósticos y terapéuticos han aumentado la supervivencia de estas pacientes en España, situada por encima del 80 por ciento, sigue habiendo pacientes en las que el diagnóstico se retrasa, bien porque son demasiado jóvenes o mayores o por ser las llamadas 'pacientes de intervalo', aquellas cuyos cánceres dan la cara en el periodo entre mamografías.

Ante esta situación, y con el objetivo de acelerar el diagnóstico e inicio del tratamiento de todas las neoplasias mamarias, el departamento de Salud valenciano Clínico-Malvarrosa, que atiende a una población de 334.193 habitantes en un total de 32 centros de salud, puso en marcha en 2009 este 'circuito rápido'.

El sistema se basa en una guía clínica de sospecha del cáncer de mama que utilizan en Atención Primaria y, a su vez, en la remisión de casos desde primaria a un especialista en Oncología por medio de un circuito de atención rápida (CAR). De esta forma, en sólo 24 horas, el oncólogo las valora y, si cumplen criterios, las remite al cirujano/servicio de Oncología.

"El mismo día que el médico de Atención Primaria ve a una paciente con sospecha de cáncer de mama remite la ficha correctamente cumplimentada al coordinador del Servicio de Oncología Médica del hospital. Este revisa la propuesta y si cumple los criterios las remite al cirujano de la unidad de mama o al servicio de Oncología. En caso de duda, se contacta telefónicamente con el médico de Atención Primaria y/o el paciente. Las propuestas que no cumplen criterios son devueltas, previo contacto telefónico con el médico de primaria para explicar las causas", ha comentado la doctora del servicio de Hematología y Oncología Médica del Hospital Clínico Universitario de Valencia y coordinadora de este circuito, Ana Lluch.

582 PACIENTES REMITIDAS DESDE AP

En estos cuatro años, se remitieron desde Atención Primaria 582 pacientes con sospecha de cáncer de mama y, de ellas, 547 acudieron a una primera visita y 115 fueron diagnosticados de cáncer de mama. De este grupo de 115 pacientes, 76 fueron diagnosticadas en el rango de edad en el que el 'screening' con mamografía no está recomendado.

La media de días entre la remisión de la propuesta hasta la primera visita fue de 20 días, de 9 días hasta el diagnóstico histopatológico y de 22 días hasta iniciar el tratamiento. Asimismo, se tardó una media de 15 días en confirmar la ausencia de cáncer de mama en 432 pacientes con sospecha inicial.

"Hemos conseguido reducir el tiempo de diagnóstico en los pacientes con sospecha de cáncer de mama, tanto en los que finalmente son diagnosticados de cáncer como en aquellos en los que se descarta el mismo, con las implicaciones que ello tiene. Además, no existe ningún coste adicional al implementar este circuito, pues se utilizan los recursos existentes, pero mejor canalizados", ha subrayado Lluch, para asegurar que sólo se necesita una "intención de colaboración" entre AP y los especialistas hospitalarios.