19 de diciembre de 2006

El primer 'Consenso sobre Salud Física del Paciente con Esquizofrenia' saldrá a la luz en el primer semestre de 2007

Los psiquiatras piden mayor coordinación entre asistencia primaria y especializada para un "mejor manejo de la salud física" del paciente

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEmFYC) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) están elaborando actualmente el primer 'Consenso sobre Salud Física del Paciente con Esquizofrenia', que saldrá a la luz en el primer semestre de 2007, según anunció hoy en Madrid el vicepresidente de la SEP y jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Jerónimo Saiz.

Saiz aseguró, en el transcurso de una rueda de prensa, que el consenso "ya está prácticamente hecho". En este sentido, indicó que hasta la fecha se han celebrado varias reuniones de un comité científico, compuesto de psiquiatras y otros especialistas, y que después tuvieron lugar otros dos encuentros más generales, en los que se discutieron las "recomendaciones" que se incluirán en el consenso y que han concluido con la elaboración de un decálogo "que resume las intenciones y objetivos del consenso".

Así, el consenso, patrocinado por Bristol-Myers Squibb (BMS) y Otsuka Pharmaceutical, coincide con algunas de las líneas básicas de la Estrategia Nacional de Salud Mental, aprobada el pasado lunes, 11 de diciembre, por el Consejo Interterritorial de Sanidad para mejorar la atención a las personas afectadas por estos trastornos (alrededor del 9% de la población en España).

Según adelantó el doctor Sainz, el borrador del decálogo de actuación en el cuidado de la salud física del paciente con esquizofrenia, se refiere, en primer lugar, a que el nivel de discapacidad de estos pacientes "puede llegar a ser muy importante debido a factores inherentes a la propia enfermedad y su estado de salud física". En segundo lugar, la Estrategia Europea de Salud Mental y la Organización Mundial de la Salud (OMS) "invitan a mejorar el estado de salud físico de los pacientes con enfermedad mental y al empleo de medidas preventivas".

El tercer punto del decálogo se refiere a que los pacientes con esquizofrenia presentan "mayor incidencia de patología cardiovascular, respiratoria, metabólica e infecciosa y un mayor riesgo de mortalidad global".

A continuación se refiere a que el estilo de salud física de los pacientes que padecen esta enfermedad debe mejorar con un mayor grado de intervención sobre los factores de salud mejorables y con formación continuada de los psiquiatras clínicos.

CARACTERÍSTICAS DE LOS PACIENTES.

El quinto punto incluye que las características de los pacientes con esquizofrenia y la necesidad de tratamiento farmacológico que puede tener cierto impacto sobre la salud física hacen necesaria una mayor toma en consideración del estado de salud física de los pacientes por parte de los psiquiatras. Seguidamente, se detalla que las recomendaciones internacionales y nacionales formuladas recientemente precisan adaptación al contexto español de la asistencia a la salud mental.

En séptimo lugar, se recomiendan actuaciones dirigidas a la prevención, diagnóstico, manejo y monitorización de las diferentes patologías, factores y comportamientos de riesgo para conseguir los objetivos de mejora de la salud física de los pacientes. También piden las sociedades mejorar el acceso de los pacientes a los recursos asistenciales y/o de salud, así como el grado de coordinación entre asistencia especializada y primaria para el mejor manejo de la salud física de estos pacientes.

En penúltimo lugar las sociedades que están elaborando el consenso creen que es necesario desarrollar y aplicar programas psicoeducativos incorporando los aspectos de salud física puntualmente deteriorados en los pacientes y, finalmente, al objeto de mejorar el estado de salud física de los pacientes se considera "imprescindible" contar con un "historial clínico completo" y "formulaciones terapéuticas integradas" que incorporen particularmente la atención a aspectos de salud física.

MEDIDAS CONCRETAS.

A este decálogo le siguen medidas concretas de evaluación, monitorización e intervención concretas, "que pretendemos sean publicados en las revistas científicas".

En este sentido, cabe destacar que el historial clínico del paciente con esquizofrenia deberá incluir parámetros relacionados directa o indirectamente con la salud física, como antecedentes de enfermedad en los familiares, glicemia en ayunas dos veces al año, un perfil lipídico también dos veces al año, seguimiento de peso en cada consulta, hábitos sexuales e información sobre adicciones como alcohol o tabaco.

Además, las medidas concretas, que también se recogerán previsiblemente en un decálogo, hablarán de recomendaciones para cada una de las enfermedades asociadas, en apartados como factores de riesgo cardiovascular, hiperprolactinemia, enfermedad respiratoria o enfermedades infecciosas.

El 'Consenso sobre Salud Física del Paciente con Esquizofrenia' no se quedará sólo en una serie de recomendaciones para los profesionales sanitarios, también evaluará periódicamente su grado de implantación y de seguimiento, a través de un observatorio. Este documento se actualizará cada dos años en función de las nuevas evidencias científicas que vayan surgiendo.

ESPERANZA DE VIDA UN 20% MENOR.

Este primer consenso español pretende promover una mejor salud de las personas con esquizofrenia y asegurar que tengan la misma esperanza y calidad de vida que el resto de la población.

No en vano, las personas con esquizofrenia tienen un riesgo de muerte natural 1,8 veces superior a la población general y que un 65% del exceso de mortalidad que presentan estos enfermos se debe a causas naturales, según un estudio elaborado por la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS), organismo perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, cuyos datos proceden de la revisión de 144 trabajos sobre morbilidad y mortalidad en pacientes con esquizofrenia.

Según Saiz, "el mayor riesgo de muerte natural que tienen las personas con esquizofrenia, especialmente por enfermedades cardiovasculares, endocrinas y respiratorias, hace que los pacientes tengan una esperanza de vida un 20% menor que la población de su misma edad". Las enfermedades respiratorias --con un exceso de mortalidad del 42% respecto a la población sana-, las cardiovasculares -con un exceso de mortalidad del 38%-- y el cáncer --con una mortalidad superior en un 18,5% a la población general-- son las principales causas de muerte natural en las personas con esquizofrenia.

En la rueda de prensa, en la que también estuvieron presentes el presidente y vicepresidente de la SEPB, José Giner y Julio Bobes, respectivamente, se destacaron, además, los datos del estudio RICAVA (Estudio sobre Riesgo Cardiovascular en pacientes con Esquizofrenia Ingresados), patrocinado por BMS y elaborado en 2005 por psiquiatras españoles, del que se desprende que un 66% de los pacientes con esquizofrenia presenta hipercolesterolemia, un 25% padece obesidad, un 18% tiene hipertensión y un 5% sufre diabetes.

En cuanto al efecto de algunos fármacos antipsicóticos sobre la salud física de las personas con esquizofrenia, el doctor Julio Bobes consideró que, aunque no está suficientemente estudiado, "los nuevos antipsicóticos tienen perfiles más beneficiosos, respecto a los efectos secundarios, que los que llevan en el mercado más de una década".