16 de marzo de 2019

Prevenir los síntomas de alergia primaveral: ¿Es posible? ¿Cómo será esta primavera?

Prevenir los síntomas de alergia primaveral: ¿Es posible? ¿Cómo será esta primavera?
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PARINYABINSUK

MADRID, (EDIZIONES)

Cuando nos referimos a la alergia primaveral estaríamos hablando de los pólenes que producen síntomas durante el periodo del equinocio de primavera, sobre el 21 de marzo, hasta el solsticio de verano, que suele ser el 21 de junio.

Durante ese periodo, en España se produce la polinización de la mayor parte de las especies alergénicas, como las gramíneas, el olivo, el plátano de sombra, la salsola y la parietaria. Incluso en esa época se produce la polinización de especies menos abundantes como el abedul en el norte de España, y la palmera en el litoral mediterráneo.

"El plátano de sombra poliniza a finales de marzo y primeros de abril; las gramíneas lo hacen desde abril hasta junio, el olivo en mayo y junio, la salsola desde mayo hasta octubre; y la parietaria desde abril a octubre. El abedul lo hace en abril y la palmera en abril y mayo", precisa en una entrevista con Infosalus el miembro de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), el doctor Ángel Moral.

En concreto, en España hay más de 16 millones de alérgicos, lo que corresponde aproximadamente a un 33% de la población. Entre estos, más de la mitad lo van a ser por pólenes. Además, las principales alergias por pólenes han aumentado en los últimos 10 años, destacando la alergia a las gramíneas que han pasado del 35% al 74% de pacientes, la arizónica del 9% al 23%, el plátano de sombra y la salsola del 7% al 14%, y el olivo del 30% al 52%.

La principal causa: "El incremento en el número de personas afectadas parece hallarse en el efecto de la contaminación y del cambio climático sobre los pólenes", según reconoce el también presidente del Comité de Aerobiología de la SEAIC.

Con ello, son muchas las personas, o existe la creencia popular, de que hay que iniciar el tratamiento contra la alergia primaveral antes de que se inicie la temporada, para así aminorar los molestos síntomas. En este sentido, el especialista subraya que el inicio del tratamiento va a depender de cuáles son los pólenes responsables de los síntomas y de su fecha de polinización. No hay que hacerlo antes.

Este alergólogo precisa a su vez que en España la primera causa de alergia son las gramíneas, seguidos del olivo, la arizónica, la salsola, el plátano de sombra y la parietaria. "Cada uno de estos pólenes tiene su época de polinización, y el tratamiento se deberá iniciar en el momento en el que se produce la liberación de cada uno de los pólenes que desencadenan los síntomas, y no antes. Los tratamientos se mantendrán mientras persista la polinización, según la intensidad de los síntomas, y no es necesario empezarlos antes de la polinización, pero sí estar informados de cuándo se produce", remarca.

Lo que ocurre es que cada año las polinizaciones tienen lugar en fechas diferentes, según reconoce, y debido a la intervención de factores meteorológicos, como la temperatura, la humedad o las precipitaciones; por lo que a su juicio es difícil predecir cuándo se va a producir con exactitud. "Para ello contamos con la información de las redes aerobiológicas, como la de la Sociedad Española de Alergología, a través de la página ' www.polenes.com'", precisa el experto.

CÓMO SERÁ ESTA PRIMAVERA

Aunque aún es prematuro poder asegurar cuándo está previsto este año que empiecen los primeros síntomas de alergía y cuán intensos serán, Moral indica que en estos días, la ausencia de precipitaciones, junto a las temperaturas anormalmente elevadas durante el día para estas fechas, están ocasionando síntomas intensos entre los pacientes con alergia a los pólenes de arizónica, que se mantendrán hasta finales de marzo. Sin embargo, advierte de que las lluvias podrían limpiar la atmósfera y disminuir los síntomas.

"Todavía es muy prematuro conocer cuándo se iniciará la polinización de las gramíneas y del olivo. Lo que sí es posible determinar es la intensidad de las concentraciones de pólenes de gramíneas durante la primavera, ya que existe una relación directa entre las precipitaciones del otoño y del invierno, y los recuentos de pólenes de gramíneas durante la primavera", subraya.

Finalmente, remarca que hasta la fecha, el otoño de 2018 ha sido húmedo y cálido, pero el invierno está siendo seco. Por ello, Moral cree que habrá que esperar hasta finales de marzo para conocer las previsiones de pólenes de gramíneas de la próxima primavera.

Contador

Lo más leído