18 de marzo de 2014

Los practicantes de kung-fu, más rápidos detectando estímulos en su campo visual que los de su misma edad no deportistas

Los practicantes de kung-fu, más rápidos detectando estímulos en su campo visual que los de su misma edad no deportistas
UNED

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las personas que practican kung-fu son más veloces detectando los estímulos que aparecen en la periferia de su campo visual, en comparación con personas de su misma edad no deportistas, según una investigación dirigida por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en colaboración con la Universidad Jaume I de Castellón, publicado en la revista 'Perception'.

De este modo, las dos autoras del trabajo, la investigadora del departamento de Psicología Básica II de la UNED, Soledad Ballesteros; y la investigadora de la Universidad Jaume I, Mónica Muiños, han comparado la velocidad visioespacial y la respuesta motora de 16 deportistas de kung-fu profesional con 14 jóvenes no deportistas, todos ellos con una edad media de 30 años.

Para llegar a las conclusiones de su investigación, las autoras han realizado una prueba visioespacial a los voluntarios, que consistía en pulsar una tecla predeterminada del teclado del ordenador lo más rápido posible cada vez que veían aparecer el estímulo --un punto negro-- en la pantalla del ordenador.

"Nuestros resultados indican que los practicantes de kung-fu fueron más rápidos en la detección de estímulos presentados en la periferia del campo visual, sobre todo si éstos aparecían a un ritmo más rápido", han explicado las investigadoras. Además, han detallado que cuando el ritmo fue más lento y si los estímulos se presentaban en el centro del campo visual, tanto los deportistas como los no deportistas realizaron la tarea "de manera similar".

Muiños también ha señalado que el punto "podía aparecer de manera aleatoria en diferentes posiciones de la pantalla y a diferentes ritmos de presentación". También ha dicho que "los deportistas fueron significativamente más rápidos que los no deportistas sólo con la mano dominante".

Por otro lado, un aspecto que ha sorprendido a estas dos autoras es que, en comparación con un estudio previo realizado en yudocas, éstos tenían una mayor habilidad para realizar tareas con ambas manos en comparación con personas que no practicaban deporte.

"Los yudocas utilizan con mayor proporción ambas manos, puesto que necesitan realizar proyecciones --lanzar al oponente-- hacia los dos lados", apunta Ballesteros.

Dado que en el kung-fu no se usan ambas manos con la misma frecuencia que en el yudo, Ballesteros ha señalado que pueden llegar a la conclusión de que "las diferencias encontradas en cuanto al uso de la mano dominante y no dominante se deben a que las habilidades aprendidas tras años de práctica han sido diferentes en función del de deporte practicado".

Pese a que por el momento no se sabe si las habilidades desarrolladas por estos deportistas son por un proceso de aprendizaje motor o genéticas, estas científicas se inclinan por la primera explicación. "Las reacciones motoras más rápidas que hemos encontrado podrían producirse de manera automática debido a la práctica y a un proceso de aprendizaje acumulado durante años", han concluido.