12 de enero de 2016

Posible terapia para vencer la insuficiencia de órganos causada por pancreatitis

Posible terapia para vencer la insuficiencia de órganos causada por pancreatitis
PIXABAY

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes que sufren insuficiencia orgánica causada por un transtorno inflamatorio común podrían ser tratados con una nueva terapia. Cienfíticos de la Universidad de Edimburgo, en Escocia, Reino Unido, han descubierto un medicamento experimental que protege contra el daño de órganos causado por una enfermedad llamada pancreatitis aguda.

La investigación ofrece la esperanza para los aquejados de esta enfermedad, que en la actualidad no tiene tratamiento y que afecta a miles de personas en Reino Unido cada año y ejerce una enorme carga para las instalaciones de cuidados intensivos. La pancreatitis aguda es causada por una reacción inflamatoria severa en el páncreas, que normalmente se desencadena por cálculos biliares o el consumo excesivo de alcohol. La pancreatitis no es una enfermedad causada por infección.

La mayoría de los pacientes son ingresados en el hospital, pero se recuperan sin necesidad de tratamiento especializado, pero una de cada cinco personas con el trastorno desarrollan complicaciones potencialmente mortales que requieren cuidados intensivos. Estos individuos pueden necesitar apoyo para respirar, alimentación por sonda y, en ocasiones, diálisis renal y uno de cada cinco de ellos morirá.

Si la inflamación que afecta al páncreas se propaga por todo el cuerpo, órganos vitales, como los pulmones, los riñones y el intestino, pueden fallar. En la actualidad, la única manera de tratar la insuficiencia orgánica causada por esta enfermedad es sustentar las funciones del cuerpo con la esperanza de que la inflamación se resuelva.

Investigadores de la Universidad de Edimburgo identificaron previamente una enzima clave llamada KMO, que alimenta la inflamación vinculada a la patología. Un equipo del Centro Consejo de Investigación Médica para la Investigación de la Universidad y el Centro BHF de Ciencias Cardiovasculares e Inflamación de la Universidad trabajó con científicos de GlaxoSmithKline para identificar un compuesto químico que bloquea KMO.

En estudios cuidadosamente controlados utilizando ratones y ratas, encontraron que este enfoque calma la inflamación en la pancreatitis aguda y protege contra la insuficiencia de órganos causada por el trastorno. La investigación es el producto de Discovery Partnership con Academia (DPAC) en colaboración con la Universidad de Edimburgo y GlaxoSmithKline (GSK).

A finales de 2011, Edinburgh BioQuarter negoció la colaboración entre la Universidad y GSK, integrando a la Universidad en un profundo conocimiento de la pancreatitis aguda, el blanco y la biología de la enfermedad, con la experiencia de GSK en la fabricación de nuevos medicamentos. La colaboración ha alcanzado un hito preclínico clave, un paso importante en el camino hacia el desarrollo de un nuevo fármaco para el tratamiento de la pancreatitis aguda.

El equipo y la investigación, que se detalla en un artículo publicado en 'Nature Medicine', fue financiado inicialmente por la Fundación para la Salud, la Academia de Ciencias Médicas, el Consejo de Investigación Médica y el Wellcome Trust, antes de seguir un programa de descubrimiento de fármacos con GSK.

El doctor Damian Mole, cirujano consultor académico e investigador principal en el Centro MRC de Investigación de la Inflamación de la Universidad de Edimburgo dirigió la investigación con doctor Scott Webster, del Centro BHF de Ciencias Cardiovasculares. "La pancreatitis aguda es un problema de salud muy importante y una de las más terribles enfermedades que cualquier individuo puede sufrir", destaca el doctor Mole.

"Aunque sabemos que hay mucho trabajo por hacer antes de que los ensayos clínicos puedan confirmar si los inhibidores de KMO son eficaces en los seres humanos con pancreatitis o no, estamos muy contentos de tener este nuevo medicamento prometedor y la oportunidad de ver si puede marcar una diferencia real para los pacientes", añade.

"Nos sentimos alentados inmensamente por que la inhibición de KMO selectiva podría proporcionar una terapia para el tratamiento de la pancreatitis aguda y muy contentos de estar trabajando con GSK para desarrollar un nuevo medicamento para esta importante necesidad médica no cubierta", concluye el doctor Scott Webster, del Centro BHF de Edimburgo para la Ciencia Cardiovascular.