2 de marzo de 2009

Poner a los bebes la tele no acelera su desarrollo cognitivo

Poner a los bebes la tele no acelera su desarrollo cognitivo
EP

BOSTON, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Ver la tele antes de los 2 años de edad no contribuye al desarrollo cognitivo de los niños, según un estudio del Hospital Infantil de Boston en Estados Unidos que se publica en la revista 'Pediatrics'. El trabajo se realizó en niños de hasta 3 años de edad a los que se les hacía ver la televisión antes de tener los 2 años y no mostró ninguna mejora en las habilidades lingüísticas y visual-motoras.

Los descubrimientos confirman las actuales guías pediátricas que recomiendan no exponer a los niños de menos de 2 años a la televisión y sugieren que las características maternales, del niño y de su hogar tienen una mayor influencia sobre su desarrollo cognitivo.

Según explica Marie Evans Schmidt, directora del estudio, "contrariamente a lo que afirma la publicidad y la percepción de algunos padres de que ver la televisión es beneficioso para el desarrollo cerebral del niño, los resultados no muestran ningún beneficio de este tipo".

El estudio analizó datos de 872 niños del Proyecto Viva, un estudio que incluye a madres e hijos. Los responsables del trabajo realizaban visitas a madres e hijos después del nacimiento, a los seis meses y a los 3 años de edad mientras que las madres completaban cuestionarios enviados por correo sobre los hábitos de ver la tele del niño cuando éstos tenían 1 y 2 años.

El trabajo es el primero que investiga asociaciones a largo plazo entre los niños que ven la televisión desde el nacimiento a los 2 años y sus puntuaciones en pruebas de habilidades lingüísticas y visual-motoras a los 3 años de edad.

Los investigadores controlaron los factores sociodemográficos y ambientales que se sabe contribuyen al desarrollo cognitivo de los niños que incluyen la edad de la madre, su educación, los ingresos familiares, su estatus marital, la paridad, la depresión postparto y el género, raza, peso al nacer, índice de masa corporal y hábitos de sueño del niño.

Schmidt añade que "en este estudio, ver la televisión no tenía efectos medibles sobre la cognición. Ver la televisión es mejor considerado como un marcador para una multitud de otras influencias ambientales y familiares, que podrían por si mismas ir en detrimento del desarrollo cognitivo".

Aunque el estudio mostró que la mayor exposición de los niños a la televisión no tiene ningún beneficio para el desarrollo cognitivo tampoco se descubrió que fuera perjudicial. Los efectos globales de un mayor tiempo viendo la televisión eran neutrales. El contenido de televisión y vídeos no se midió, sólo se registró la cantidad de tiempo al que se exponía al niño a la televisión.

Los investigadores señalan que será necesario realizar estudios de seguimiento pero advierten a padres y pediatras que las evidencias globales sugieren que ver la televisión antes de los 2 años hace más mal que bien.

Según los autores, la exposición a la televisión en niños tan pequeños se ha asociado con un mayor riesgo de obesidad, problemas de atención y menor calidad de sueño. Señalan que los padres deben comprender que los niños no aprenden o se benefician en nada de ver la televisión a una edad tan temprana.