Las políticas de cribado y tratamiento precoz harán de la hepatitis "una historia del pasado"

Las políticas de cribado y tratamiento precoz harán de la hepatitis "una historia del pasado"
31 de julio de 2018 QUIRÓNSALUD - ARCHIVO

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El doctor Sarbelio Rodríguez, jefe de servicio de Medicina Digestiva del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, ha asegurado que las políticas de cribado colectivas y el tratamiento precoz de la hepatitis harán que este "asesino silencioso sea una historia del pasado".

"Como hemos dicho en otras ocasiones, las políticas de cribado poblacional son rentables desde el punto de vista sanitario, de forma que si todos nos hacemos un análisis para detectar las hepatitis B y C podremos detectar las personas enfermas y curarlas, vacunando en el caso de la hepatitis B a aquéllos que no hayan tenido contacto con la enfermedad, y reduciendo el número de personas infectadas hacer que el número de contagios se reduzca, pudiendo por tanto controlar la expansión de la enfermedad", detalla el experto con motivo del Día Mundial de la Hepatitis, que se celebró el pasado sábado.

Tal y como señala, es "importante" recodar su importancia porque más del 60 por ciento de los casos de cáncer de hígado obedecen a dos razones fundamentales: "en primer lugar a que el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad se hace tarde; y por otra parte debido a que la hepatitis afecta más a los colectivos más vulnerables y, por tanto, con menos acceso a los recursos sanitarios".

En el caso de la hepatitis C, expone que la aparición de los antivirales de acción directa, y más recientemente su segunda generación, ha supuesto un "gran avance" en su tratamiento, con unas tasas de curación "superiores al 95 por ciento en tan solo 12 semanas, prácticamente sin efectos secundarios". "Por este motivo en la actualidad tiene todo el sentido buscar activamente los pacientes portadores de una hepatitis porque podemos ofrecerles la curación de su enfermedad", apunta.

En última instancia, insiste en que los resultados de los tratamientos actuales son "realmente sorprendentes", especialmente en pacientes que fueron casos difíciles con los tratamientos previos, "revertiendo en muchos también las consecuencias de la enfermedad a largo plazo para el hígado y mejorando tanto la expectativa en tiempo como la calidad de vida de estos pacientes".