4 de junio de 2019

Pistas para identificar a un narcisista

Pistas para identificar a un narcisista
GETTY IMAGES / ORBON ALIJA - ARCHIVO

   MADRID, 4 Jun. (EDIZIONES) -

   El trastorno de personalidad narcisista (sí, se considera un trastorno de personalidad) es un trastorno mental en el cual las personas tienen un sentido desmesurado de su propia importancia, una necesidad profunda de atención excesiva y de admiración, así como relaciones conflictivas y una carencia de empatía por los demás.

   De hecho, Eduardo Torres, experto en intervención familiar y de pareja y también en trastornos de personalidad del gabinete madrileño Psicólogos Pozuelo, explica en una entrevista con Infosalus que, desde la Asociación Americana de Psicología (APA), está catalogado como un trastorno de personalidad, y un trastorno mental y psicológico el ser narcisista, a pesar de la controversia.

   "Se caracteriza por una serie de criterios conductuales, como una falta empatía, o de endiosamiento por ejemplo, aunque se considera que estas personas también pueden mantener mucha dependencia de otras personas, o dificultad a la hora de aceptar la crítica", indica.

   Ahora bien, este experto precisa que, más que a la hora de hablar de este trastorno, él prefiere relacionarlo con un "funcionamiento personal", más que con estructuras de personalidad. "Son personas que funcionan de una manera determinada ante todas las relaciones que establecen, y todo es coherente a las experiencias que ha tenido en la infancia", puntualiza.

   Dice que se trata de personas que en la infancia han tenido relaciones con sus figuras de apego, donde no se les ha acompañado a la hora de desarrollar su autoestima, sino que se ha fomentado la egoestima. "Normalmente son niños muy empoderados en casa, muy aliados con la figura materna, y a los que no se les ha hecho mucha crítica", advierte Torres.

VULNERABLES A LA CRÍTICA

   En este sentido, desde la Clínica Mayo estadounidense indican que detrás de esta máscara de seguridad extrema, hay también una autoestima frágil en las personas narcisistas que les hace vulnerables a la crítica más leve. "Un trastorno narcisista causa problemas en muchas áreas de la vida, como en las relaciones, en el trabajo, en la escuela o en los asuntos económicos", advierte.

   En general, esta entidad cree que es posible que las personas con trastorno de la personalidad narcisista se sientan infelices y decepcionadas cuando no reciben los favores especiales, ni la admiración que creen merecer. "Es posible que no se sientan satisfechos con sus relaciones, y que otras personas no disfruten de su compañía. El tratamiento del trastorno de la personalidad narcisista se centra en la terapia de conversación (psicoterapia)", según subraya.

   Torres añade aquí que, como ha habido muchas negligencias en su educación, ellos esperan que en su vida adulta éstas se mantengan, no se les haga la crítica y sí se les baile el agua. "No sólo no se sienten cómodos sino que sufren y les lleva en última instancia, por ejemplo, a desarrollar alcoholismo o relaciones toxicas", advierte el psicólogo.

   El especialista de Psicólogos Pozuelo y profesor de Psicología universitario cree también que cuando se trabaja con niños y adolescentes ya se pueden apreciar determinados rasgos o actitudes que permiten reconocer estas cuestiones. Ahora bien, ve "negligente" el decir que una persona tiene este trastorno antes de los 21, que se diagnostique antes de esa edad, por que se trata de la época en la que normalmente una persona ya ha construido su identidad, un funcionamiento, una manera de pensarse a sí mismo.

¿ES MÁS FRECUENTE EN HOMBRES QUE EN MUJERES?

   En este punto, el psicólogo experto en trastornos mentales señala que es "bastante más frecuente" en hombres el ser narcisista. "Ahí se meten cuestiones que tienen que ver con aspectos culturales, con el papel del hombre que se nos inculca, con la construcción de la masculinidad y de la feminidad, con el poder y con la sumisión en las relaciones", indica.

   En cuanto al tratamiento, dice que se corresponde con experiencias correctoras, ya que partimos de un tipo de funcionamiento en la vida real. "El tratamiento terapéutico al final no deja de ser una relación que sirve para que el paciente se vea de una manera diferente, y aprenda a funcionar de una manera correctora. Estas personas al final tienen una problemática que no les permite adaptarse y hay que ayudarles a que su funcionamiento les permita adaptarse a las necesidades que tienen, y funcionen de manera satisfactoria para ellos", sentencia Torres.