La piel es un campo de batalla para las mutaciones

La piel es un campo de batalla para las mutaciones
17 de octubre de 2018 FLICKR/IWAN GABOVITCH - ARCHIVO

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La piel normal contiene un mosaico de células mutadas, pero muy pocas continúan formando cáncer y científicos ahora han descubierto la razón. Investigadores del Instituto Wellcome Sanger y la Unidad de Cáncer MRC de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, manipularon genéticamente ratones para demostrar que las células mutantes en el tejido de la piel compiten entre sí, con solo la supervivencia más adecuada.

Los resultados, que se detallan en un artículo publicado en 'Cell Stem Cell', sugieren que la piel normal en los humanos es más resistente al cáncer de lo que se pensaba anteriormente y aún puede funcionar mientras se produce una batalla entre células mutadas en el tejido.

El cáncer de piel no melanoma en humanos incluye dos tipos principales: cáncer de piel de células basales y cáncer de piel de células escamosas, ambos se desarrollan en áreas de la piel que han estado expuestas al sol. El cáncer de piel de células basales es el tipo más común de cáncer de piel, mientras que el cáncer de piel de células escamosas generalmente es de crecimiento más rápido.

Hay más de 140.000 nuevos casos de cáncer de piel no melanoma cada año en Reino Unido. Sin embargo, cada persona que ha estado expuesta a la luz solar porta muchas células mutadas en su piel, y muy pocas de ellas pueden convertirse en tumores, aunque las razones de ello no se comprenden bien.

Por primera vez, los investigadores han demostrado que las células mutadas en la piel crecen para formar clones que compiten entre sí. Muchos clones mutantes se pierden del tejido en esta competencia, que se asemeja a la selección de especies que ocurre en la evolución. Mientras tanto, el tejido de la piel es resistente y funciona normalmente mientras las células mutantes compiten con él.

LAS CÉLULAS MUTANTES COMPITEN POR UN ESPACIO EN LA PIEL

El profesor Phil Jones, autor principal del Wellcome Sanger Institute y la Unidad de Cáncer MRC de la Universidad de Cambridge, explica: "En los humanos, vemos un mosaico de células cutáneas mutadas que pueden expandirse enormemente para cubrir varios milímetros de tejido. Pero ¿por qué no siempre forman cáncer? Nuestros cuerpos son la escena de un campo de batalla evolutivo. Las mutantes que compiten continuamente luchan por espacio en nuestra piel, donde solo las más aptas sobreviven".

En el estudio, los científicos usaron ratones para modelar las células mutadas que se ven en la piel humana. Los investigadores se centraron en el gen p53, un factor clave en los cánceres de piel no melanoma y crearon un 'interruptor' genético que, cuando se activaba, reemplazaba a p53 con el gen idéntico, incluido el equivalente a un cambio de base de una sola letra (como un error tipográfico en una palabra). Esto cambió la proteína p53 y dio a las células mutantes una ventaja sobre sus vecinas.

Las células mutadas crecieron rápidamente, se extendieron y tomaron el tejido de la piel, que se volvió más grueso en apariencia, pero, después de seis meses, la piel volvió a la normalidad y no hubo diferencia visual entre la piel normal y la piel mutante. Luego, el equipo estudió el papel de la exposición al sol en las mutaciones de las células de la piel.

Los investigadores emitieron dosis muy bajas de luz ultravioleta (por debajo del nivel de la quemadura solar) en ratones con p53 mutado. Las células mutadas crecieron mucho más rápido, alcanzando el nivel de crecimiento visto a los seis meses en clones no irradiados con radiación UV en solo unas pocas semanas. Sin embargo, a pesar del crecimiento más rápido, el cáncer aún no se formó después de nueve meses de exposición.

El doctor Kasumi Murai, primer autor conjunto del Instituto Wellcome Sanger, subraya: "No observamos que una sola colonia mutante de células cutáneas se hiciera cargo de cáncer, incluso después de la exposición a la luz ultravioleta. La exposición a la luz solar continuamente creaba nuevas mutaciones que superaban en competencia a las mutaciones de p53. Descubrimos que la piel se veía completamente normal después de que emitiéramos luz ultravioleta en los ratones, lo que indica que los tejidos están increíblemente bien diseñados para tolerar estas mutaciones y seguir funcionando".

El doctor Ben Hall, autor principal de la Unidad de Cáncer MRC de la Universidad de Cambridge, apunta: "La razón por la que las personas contraen cáncer de piel no melanoma se debe a que gran parte de su piel ha sido colonizada por células mutantes competidoras a lo largo del tiempo. Este estudio muestra que cuanto más estamos expuestos a la luz solar, más se impulsan nuevas mutaciones y competencia en nuestra piel. Eventualmente, la mutación que sobrevive puede evolucionar a cáncer".

Contador