17 de abril de 2006

Las personas que sufren de apnea del sueño tienen hasta cinco veces más posibilidades de sufrir un accidente de tráfico

SEVILLA, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las personas que sufren de apnea del sueño, un trastorno que se caracteriza por cuadros de somnolencia, ronquidos y pausas en la respiración durante la noche debido a la obstrucción de las vías respiratorias, tienen "hasta cinco veces más posibilidades de sufrir un accidente de tráfico", según el presidente de la Asociación de Neumólogos del Sur (Neumosur), Francisco Alvarez.

Alvarez advirtió, en declaraciones a Europa Press, de que la probabilidad de sufrir un accidente de tráfico "aumenta de dos a cinco veces" en aquellas personas que sufren de apnea del sueño, "independientemente de si, además, se ha realizado una comida copiosa antes de coger el automóvil o de si se sufre de obesidad".

En este sentido, el máximo responsable de Neumosur, entidad que agrupa a más de 400 especialistas en Neumología, Cirugía Torácica y Pediatría de Andalucía y Extremadura, subrayó que uno de los principales factores de riesgo asociados a la apnea del sueño es precisamente la obesidad, "sobre todo, si se padece de obesidad en el cuello, ya que aumentan el riesgo de obstrucción de las vías respiratorias".

Junto a este trastorno "que sufren principalmente el 6 por ciento de la población varón de más de 40 años, aunque también se detectan casos en niños", Alvarez advirtió de que la somnolencia diurna "está implicada en un 36 por ciento de todos los accidentes de tráfico considerados graves", un porcentaje de siniestros que elevó "hasta un 42 al 54 por ciento si hablamos de hipersomnolencia, según un informe del Hospital General Yagüe de Burgos".

Al hilo de ello, este experto destacó que "un 16 por ciento de la población en general sufre casos de somnolencia", si bien precisó que éstos casos suelen ser "puntuales", mientras que los cuadros graves de apnea "suelen cronificarse". Para estos casos, el presidente de Neumosur afirmó que el tratamiento básico con bipap o cipap "ofrece muy buenos resultados, siendo la evolución del paciente increíblemente buena".

Según explicó, este tratamiento se basa en un dispositivo de ventilación mecánica "que suministra al paciente aire a presión, permitiéndole mantener siempre sus vías aéreas abiertas mientras duerme, que es cuando se produce la obstrucción en estas vías".

RIESGO DE SUFRIR PROBLEMAS CARDIOVASCULARES

De igual modo, Francisco Alvarez sostuvo a Europa Press que la apnea del sueño, que también se ve agravada con el consumo de alcohol y tabaco, "puede llegar a producir con el tiempo angina de pecho, problemas cardiovasculares e, inclusive, hipertensión".

Por último, detalló que los síntomas básicos de la apnea coinciden con "ronquidos cuando se duerme, pausas durante la respiración, hipersomnolencia durante el día y sueño constantemente interrumpido", concluyó.