12 de mayo de 2015

Los peligros de la fiebre tifoidea resistente a los antibióticos

Los peligros de la fiebre tifoidea resistente a los antibióticos
FLICKER/OLGA.PALMA

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

  La fiebre tifoidea es una infección grave generalizada causada por la enterobacteria patógena 'Salmonella enterica', serotipo 'S. Typhi' se propaga por vía fecal-oral y puede provocar epidemias, aunque la enfermedad suele tener carácter endémico.

   Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la incidencia anual de la fiebre tifoidea en el mundo es como mínimo de 21 millones de casos, de los cuales entre un 1% y un 4% tienen un desenlace mortal.

EL 90% DE LAS MUERTES POR FIEBRE TIFOIDEA SE DAN EN ASIA

   Se estima que el 90% de estas defunciones se producen en Asia. La creciente multirresistencia farmacológica de 'S. Typhi' reduce el número de opciones terapéuticas eficaces, aumenta los costes del tratamiento y se traduce en mayores tasas de complicaciones graves y defunciones.

   Un estudio genómico de referencia, realizado por investigadores de más de dos docenas de países, muestra que el problema actual de la fiebre tifoidea resistente a los antibióticos es impulsado por un solo clado de la familia de bacterias tifoideas, llamado H58, que ahora se ha extendido a nivel mundial.

   "El dato fue producido por un consorcio de 74 colaboradores de los laboratorios líderes que trabajan en la fiebre tifoidea y describe uno de los conjuntos más completos de datos del genoma en un único agente infeccioso humano. Representa la cooperación global en la comunidad científica en su mejor momento", subraya la doctora Vanessa Wong, primera autor del Wellcome Trust Sanger Institute, en Reino Unido.

30 MILLONES DE AFECTADOS POR FIEBRE TIFOIDEA CADA AÑO

   "Tifoidea afecta a unos 30 millones de personas cada año y la vigilancia mundial a esta escala es fundamental para hacer frente a la creciente amenaza de salud pública causada por tifoidea resistente a múltiples fármacos en muchos países en desarrollo de todo el mundo", agrega esta investigadora.

   Hay una necesidad urgente de desarrollar una vigilancia mundial contra la amenaza para la salud pública de los patógenos resistentes a los antimicrobianos, que pueden causar infecciones graves y no tratables en los seres humanos. Un ejemplo de esto es la fiebre tifoidea, con cepas resistentes a múltiples fármacos de la bacteria 'Salmonella Typhi', que es cada vez más común en muchos países en desarrollo.

   El estudio muestra que el clado H58 de Typhi está desplazando a otras cepas de fiebre tifoidea que se han establecido a lo largo de décadas y siglos en todo el mundo endémico de fiebre tifoidea, transformando por completo la arquitectura genética de la enfermedad. H58 resistente a múltiples fármacos se ha extendido a través de Asia y África en los últimos 30 años y ha creado una epidemia previamente subestimada y continua a través de los países de África oriental y meridional, con importantes consecuencias para la salud pública.

   La vacunación para prevenir la enfermedad no está actualmente en uso generalizado en estos países; sino que en su lugar, la enfermedad se controla principalmente a través del uso de fármacos antimicrobianos. Typhi H58 es a menudo resistente a los antibióticos de primera línea usados comúnmente para tratar la enfermedad y continúa evolucionando a medida que se extiende a nuevas regiones y poblaciones, adquiriendo nuevas mutaciones que proporcionan resistencia a los agentes antimicrobianos más nuevos, como la ciprofloxacina y la azitromicina.

   "Tifoidea resistente a múltiples fármacos ha estado yendo y viniendo desde la década de 1970 y es causada por la bacteria recogiendo nuevos genes de resistencia a los antimicrobianos, que generalmente se pierden cuando cambiamos a un nuevo fármaco --explica la doctora Kathryn Holt, autora principal de la Universidad de Melbourne, en Australia--. En H58, estos genes se están convirtiendo en una parte estable del genoma, lo que significa que la tifoidea resistente a múltiples antibióticos está aquí para quedarse".

   "H58 es un ejemplo de un patógeno emergente resistente a múltiples fármacos que se está extendiendo rápidamente en todo el mundo", agrega el profesor Gordon Dougan, autor principal del Instituto Sanger, Reino Unido. "En este estudio, hemos sido capaces de proporcionar un marco para la futura vigilancia de esta bacteria, lo que nos permitirá entender cómo emerge la resistencia a los antimicrobianos y se propaga intercontinentalmente, con el objetivo de facilitar la prevención y el control de la fiebre tifoidea a través del uso de antimicrobianos eficaces, la introducción de vacunas y el agua y los programas de saneamiento", adelanta.

   La publicación de esta investigación en la revista 'Nature Genetics' coincide con la novena Conferencia Internacional sobre la Tifoidea y Salmonellas Invasoras No Tifoideas encabezada por la Coalición contra la Tifoidea (CAT, por sus siglas en inglés), donde los resultados se compartirán con la comunidad científica. El encuentro reúne a un grupo internacional de expertos en salud y de salud pública, investigadores y clínicos para centrarse en las estrategias para contrarrestar la propagación de la fiebre tifoidea en los países endémicos.

   "Estos resultados refuerzan el mensaje de que las bacterias no obedecen a fronteras internacionales y que los esfuerzos para contener la propagación de la resistencia a los antimicrobianos deben ser coordinados a nivel mundial", propone el doctor Stephen Baker, autor de El Hospital de Enfermedades Tropicales, una Unidad de Investigación Clínica de la Universidad de Oxford en Ciudad Ho Chi Minh, Vietnam.