7 de noviembre de 2014

Patentan un método que permite identificar si un sujeto sufrirá quemaduras al someterse a una terapia de fotodepilación

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Granada han desarrollado una técnica que permite identificar cuándo la piel de una persona sufrirá quemaduras al someterse a un tratamiento dermatológico mediante luz pulsada, como puede ser IPL (Intense Pulsed Light), o luz pulsada láser.

Unos sistemas que, tal y como han recordado, son muy utilizados en tratamientos dermatológicos como la fotodepilación, el rejuvenecimiento de la piel y la eliminación de acné o lesiones vasculares. Sin embargo, y pese a su auge, todavía no existe un método "exhaustivo" que determine la "susceptibilidad" de un paciente a sufrir quemaduras por exceso de absorción de radiación.

Y es que, aplicar luz pulsada láser sobre una piel bronceada puede provocar "graves quemaduras" que, además, "no son visibles" en el momento del tratamiento, sino que aparecen al cabo de los días y se traducen posteriormente en denuncias a los centros dermatológicos que aplicaron el tratamiento.

En este sentido, el nuevo método, diseñado en la UGR y patentado a través de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI), permite determinar la sensibilidad de la piel a la radiación en el mismo instante en del tratamiento dermatológico.

Así, y mediante la aplicación de luz pulsada en diferentes zonas de piel, el sistema analiza la evolución temporal de la respuesta térmica de la piel del paciente, y proporciona información sobre el riesgo de que el sujeto pueda sufrir quemaduras en el transcurso del tratamiento.

"Este método se implementa en un dispositivo electrónico que se puede incorporar a aparatos de luz pulsada ya existentes, o bien integrarse en nuevos dispositivos", ha comentado el creador principal del método y profesor del departamento de electrónica y tecnología de los computadores de la UGR, Andrés Roldán Aranda.

Los investigadores también han desarrollado un dispositivo electrónico capaz de monitorizar la temperatura de la piel del sujeto, a la vez que éste recibe los efectos de pulsos de radiación luminosa generados por aparatos que utilizan luz pulsada láser o IPL.

"Un dispositivo de estas características supone una ventaja competitiva para las clínicas dermatológicas y particularmente para los servicios de fotodepilación, ya que permitiría descartar los casos de mayor riesgo de quemaduras y evitar así las demandas por lesiones derivadas de éstas", ha destacado.