26 de noviembre de 2020

El parto prematuro, vinculado con un mayor riesgo de visitas al hospital durante la infancia

El parto prematuro, vinculado con un mayor riesgo de visitas al hospital durante la infancia
La nutrición de los bebés prematuros es clave para evitar trastornos neuropsicológicos. - OMNICOM - ARCHIVO

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Nacer de forma prematura (antes de las 37 semanas de gestación) se asocia con un mayor riesgo de ingreso hospitalario durante la infancia que nacer a término, es decir, después de las 40 semanas de gestación, según un estudio publicado por en la revista 'The BMJ'.

Aunque el riesgo disminuyó a medida que los niños crecían, particularmente después de los 2 años, un riesgo excesivo permaneció hasta los 10 años, incluso para los niños nacidos a las 38 y 39 semanas de gestación, lo que representa a muchos niños potencialmente vulnerables, dicen los investigadores.

El parto prematuro es un factor importante que contribuye a la mala salud infantil. La evidencia existente sugiere que el riesgo de enfermedad asociada con el parto prematuro disminuye a medida que los niños crecen, pero no está claro a qué edad comienza a suceder y cómo estos cambios varían según la semana de edad gestacional al nacer.

Para explorar esto más a fondo, un equipo de investigadores del Reino Unido se propuso examinar la asociación entre la edad gestacional al nacer y los ingresos hospitalarios hasta los 10 años y cómo cambian las tasas de ingreso durante la infancia.

Sus hallazgos se basan en datos de más de 1 millón de niños nacidos en hospitales del NHS en Inglaterra entre el 1 de enero de 2005 y el 31 de diciembre de 2006. Los niños fueron monitoreados desde el nacimiento hasta el 31 de marzo de 2015 (un promedio de 9,2 años por niño), tiempo durante el cual el los investigadores analizaron el número de ingresos hospitalarios. La edad gestacional al nacer se analizó en semanas, desde menos de 28 hasta 42 semanas.

Más de 1,3 millones de ingresos hospitalarios ocurrieron durante el período de estudio, de los cuales 831.729 (63%) fueron ingresos de emergencia. Poco más de la mitad (525.039) de los niños ingresaron en el hospital al menos una vez durante el período de estudio.

Después de tener en cuenta otros factores de riesgo potencialmente influyentes, como la edad de la madre, el estado civil y el nivel de privación social, y el sexo, la etnia y el mes de nacimiento del niño, los investigadores encontraron que los ingresos hospitalarios durante la infancia estaban fuertemente asociados con la edad gestacional al nacer.

La tasa de ingresos hospitalarios durante la infancia en bebés nacidos a las 40 semanas fue de 28 por 100 personas-año. Esta cifra fue aproximadamente seis veces mayor en bebés nacidos extremadamente prematuros (menos de 28 semanas).

Cuando los niños tenían entre 7 y 10 años, la tasa de ingreso hospitalario en los niños nacidos a las 40 semanas era de 7 por cada 100 personas-año; esta cifra era aproximadamente tres veces mayor en los nacidos con menos de 28 semanas.

Pero incluso los niños que nacieron unas semanas antes tenían tasas de admisión más altas. Nacer a las 37, 38 y 39 semanas de gestación se asoció con una diferencia en la tasa de ingresos de 19, 9 y 3 ingresos por 100 personas-año durante la infancia, respectivamente, en comparación con los nacidos a las 40 semanas.

El riesgo de ingreso hospitalario asociado con la edad gestacional disminuyó con el tiempo, particularmente después de los 2 años. Sin embargo, un riesgo excesivo permaneció hasta los 10 años, incluso para los niños nacidos a las 38 y 39 semanas de gestación.

Aunque este exceso de riesgo a las 38 y 39 semanas fue relativamente pequeño, la gran cantidad de bebés nacidos en todo el mundo en estas edades gestacionales sugiere que es probable que tengan un gran impacto en los servicios hospitalarios, dicen los investigadores.

Las infecciones fueron la principal causa del exceso de ingresos hospitalarios en todas las edades, pero especialmente durante la infancia. Las afecciones respiratorias y gastrointestinales también representaron una gran proporción de ingresos durante los dos primeros años de vida.

Este es un estudio observacional, por lo que no se puede establecer la causa, pero destacan que se trata de un gran estudio que utilizó datos recopilados de forma rutinaria durante un período de 10 años, y los hallazgos se mantuvieron relativamente estables después de más análisis, lo que sugiere que los resultados resisten el escrutinio.

Como tal, los investigadores dicen que sus hallazgos indican que la edad gestacional al nacer "es un fuerte predictor de enfermedades infantiles, y los que nacen extremadamente prematuros tienen el mayor riesgo de hospitalización durante la infancia".

Y el hallazgo de que las infecciones fueron la causa principal del exceso de ingresos hospitalarios en todas las edades llevó a los investigadores a solicitar estrategias específicas para ayudar a prevenir y controlar mejor las infecciones infantiles. Las investigaciones futuras también deberían considerar la edad gestacional como un continuo y explorarla para obtener resultados semana a semana, concluyen.