17 de noviembre de 2014

El parto prematuro, principal causa de muerte en menores de 5 años

El parto prematuro, principal causa de muerte en menores de 5 años
FLICKR/GEORGE RUIZ

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Por primera vez en la historia, las complicaciones del parto prematuro superan a todas las demás causas como la número uno del mundo de muerte de los niños pequeños. De los aproximadamente 6,3 millones de muertes de niños menores de 5 años en 2013, las complicaciones de los partos prematuros fueron casi 1,1 millones de muertes, según nuevos hallazgos publicados en la revista 'The Lancet' por un equipo de investigación coordinado por Robert Black, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, junto con la Organización Mundial de la Salud y la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, en Reino Unido.

   En concreto, las complicaciones directas de nacimientos prematuros representaron 965.000 muertes durante los primeros 28 días de vida, con 125.000 muertes adicionales entre las edades de un mes y 5 años. Otras causas principales de las muertes de bebés incluyen la neumonía, que mató a 935.000 niños menores de 5 años, y complicaciones en el parto, que causó 720.000 muertes, 662.000 en el periodo neonatal, la mayoría en el primer día de vida, y 58.000 en el postneonatal.

   "Esto marca un cambio de tendencia, una transición desde las infecciones a las condiciones neonatales, especialmente las relacionadas con los nacimientos prematuros, y esto requerirá enfoques médicos y de salud pública completamente diferentes", subraya Joy Lawn, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, miembro del equipo de investigación y asesor a de Save the Children. "El éxito que hemos visto en la actual lucha contra las enfermedades infecciosas demuestra que también podemos tener éxito si invertimos en la prevención y atención del parto prematuro", tranquiliza.

   De hecho, ya hay en marcha innovadora investigación para descubrir por qué ocurren los nacimientos prematuros, un esfuerzo sin precedentes, respaldado por 250 millones de dólares, con la participación de más de 200 investigadores y que se espera que identifque maneras de prevenir o aliviar este problema de salud mundial dentro de entre tres a cinco años, salvando incontables vidas infantiles.

   Los países con el mayor número de niños menores de 5 años que mueren a causa de complicaciones en el parto prematuro cada año son: India (361.600), Nigeria (98.300), Pakistán (75.000), República Democrática del Congo (40.600), China (37.200), Bangladesh (26.100), Indonesia (25 800), Etiopía (24.400), Angola (15.900) y Kenia (13.300).

   Algunas de las tasas más altas de muertes de prematuros se encuentran en el África occidental, en particular en los países que actualmente están siendo diezmados por el virus de ébola, donde podrán aumentar todavía más dado el riesgo de los desafíos a los que se enfrentan en esos países, en especial, Sierra Leona y Liberia.

   Los diez países con el mayor porcentaje de muertes de menores de 5 años como resultado directo de complicaciones en el parto prematuro son: Macedonia (51 por ciento), Eslovenia (47,5 por ciento), Dinamarca (43,0 por ciento), Serbia (39,8 por ciento), Reino Unido (38,7 por ciento), Hungría (37,4 por ciento), Eslovaquia (34,9 por ciento), Polonia, (34,8 por ciento), República de Corea y Suiza (32,7 por ciento cada una). Todas ellas superan la media mundial del 17,4 por ciento de las muertes de menores de 5 años, en parte por el éxito en la reducción de las enfermedades infecciosas.

   En Estados Unidos, el 28,1 por ciento de las muertes de menores de 5 años son por complicaciones directas del parto prematuro, lo que se traduce en 8.100 muertes de niños pequeños. Estados Unidos ocupa el puesto 141 en la lista de 162 países, seguido por Omán, Georgia, Egipto, Canadá, Alemania y Qatar.

INCREMENTO DE LA TASA DE PREMATURIDAD GLOBAL

   Desde el año 2000, la tasa de mortalidad en todo el mundo de los niños menores de 5 años ha disminuido dramáticamente de 76 a 46 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2013, lo que supone una reducción de la tasa anual del 3,9 por ciento. Casi la mitad de la disminución total es el resultado de los avances realizados contra las muertes por neumonía, diarrea, sarampión, VIH y tétanos.

   Sin embargo, las tasas de mortalidad prematura han disminuido en sólo un 2  por ciento anual en base a la tasa de mortalidad mundial de la OMS para el parto prematuro en 2000 y 2013. La razón es que las vacunas, las mosquiteras para la malaria, los antibióticos, los antipalúdicos y el tratamiento del VIH han recibido importantes inversiones pero han tenido poco impacto en las muertes que resultan de complicaciones en el parto prematuro. Además, la tasa de prematuridad global, de más de uno de cada diez bebés o 15,1 millones que nacen antes de tiempo, no ha dejado de aumentar.

   "Unos 7.600 recién nacidos mueren cada día", explica Andrés de Francisco, de la Alianza para la Salud Materna, del Recién Nacido y Salud Infantil (PMNCH, por sus siglas en inglés), una coalición de más de 600 socios. "Tenemos una epidemia de muertes de recién nacidos prematuros y representa uno de los mayores retos de la salud del siglo XXI. Dos terceras partes de estas muertes podrían evitarse sin cuidados intensivos", añade.

   La prematuridad se ascendiendo en la agenda mundial. Además de una nueva investigación para resolver el problema, los socios mundiales de salud están intensificando los esfuerzos conjuntos para abogar por inversión y enfoques para reducir el parto prematuro y mejorar la salud del recién nacido. Un momento clave en este esfuerzo es el Día Mundial de la Prematuridad (WPD, por sus siglas en inglés), que se celebra este lunes.

   Más de 200 países, organizaciones no gubernamentales, agencias de la ONU, organizaciones médicas y de la salud participarán este año en la IV Jornada Mundial de la Prematuridad, una jornada en la que más de 60 países han planificado eventos especiales centrados en la prematuridad y los bebés prematuros.

   WPD es parte de la iniciativa Cada Mujer Cada Niño, encabezada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, que fue creada para avanzar rápidamente en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU (ODM) 4 y 5, con el fin de reducir la mortalidad infantil en menores de 5 años y materna en dos tercios y tres cuartas partes, respectivamente.

   "En el Día Mundial de la Prematuridad, insto a todos los socios a reconocer la importancia vital de hacer frente a este problema esforzándonos por mejorar la salud de mujeres y niños --afirma Ban Ki-Moon--. Intensificar nuestra atención en la prematuridad aumentará la supervivencia infantil, acelerarará el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio y ayudará a sentar las bases para poner fin a las muertes evitables de mujeres y niños en 2030".

   El movimiento Cada Mujer Cada Niño se puso en marcha hace cuatro años y ha crecido hasta incluir a 300 socios y 400 compromisos políticos y de prestación de servicios financieros, con un total de 27.300 millones de dólares desembolsados por el momento, según PMNCH. La OMS y sus aliados también han trabajado en dos enfoques complementarios: el Plan de Acción de Cada Recién Nacido (ENAP, por sus siglas en inglés), liderado por la OMS y UNICEF y adoptado por 194 países en la Asamblea Mundial de la Salud de este año, y Poner fin a la mortalidad materna evitable (EPMM, por sus siglas en inglés).

   La planificación familiar para evitar la separación y el embarazo en mujeres menores de 17 y mayores de 40 años es una de las medidas de prevención conocidas para reducir el riesgo de parto prematuro, a las que se suman otras como reducir el número de embriones transferidos como parte de un tratamiento de fertilidad, eliminar las cesáreas opcionales antes de las 39 semanas si no son médicamente necesarias. La obesidad y las presión arterial alta son factores de riesgo ligados a los nacimientos prematuros, la mortalidad neonatal y defectos de nacimiento.