1 de julio de 2009

La participación de empresas privadas en planes públicos de salud, clave para conseguir los objetivos del milenio, según expertos

VARSOVIA, 1 Jul. (del enviado especial de Europa Press a Polonia, Javier Leo) -

Reducir la mortalidad infantil, mejorar la atención sanitaria de las mujeres, combatir el VIH, la malaria y otras enfermedades recogidas en los Objetivos del Milenio (ODM) pasa por la incorporación del sector privado en las estrategias públicas de salud en lugar de la actuación por separado de ambos actores, según concluyeron hoy los cerca de 40 expertos reunidos en el 'III Foro sobre Acceso, Innovación y Accesibilidad Financiera de Medicinas', organizado por Merck Sharp & Dohme (MSD) en Varsovia (Polonia).

En este sentido, un sector privado como el farmacéutico ayudaría con su experiencia a la mejora de aspectos como el acceso a los tratamientos, la prevención a través de campañas informativas o la identificación de "dianas terapéuticas" allá dónde determinadas enfermedades tengan "un mayor impacto", explicó el presidente de Global Human Health Merck & Co., Kenneth C. Frazier.

"La salud tiene cada vez mayor presencia en las agendas internacionales, sin embargo, la puesta en marcha de estrategias innovadoras requiere de la participación del ciudadano en la toma de decisiones para asegurar su éxito", apuntó la directora de la División de Salud Mundial del Departamento de Epidemiología y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale (EE.UU), Ilona Kickbusch.

"El problema de los sistemas sanitarios públicos no está en la falta de recursos financieros, está en la falta de innovación en las políticas sobre salud que, por no dar relevancia a conceptos como la transparencia y la confianza del ciudadano, son aplicadas ineficazmente", apuntó. "La salud no es un elemento que puedan producir gobiernos ni empresas, por ello la sociedad deber ser la protagonista de su propio bienestar", subrayó Kickbusch.

De este modo, "la colaboración entre poderes públicos y privados, sumada a la participación ciudadana y la actuación de los medios de comunicación como intermediarios, ofrece una importante vía de progreso que brinda a toda la población mundial la posibilidad de hacer realidad los ODM propuestos por las Naciones Unidas para el año 2012", afirmó el presidente del Global Health Council, Jeffrey L. Sturchio.

MEJORAR LA SALUD DE LA MUJER

Por su parte, la ex secretaria de estado de los Estados Unidos, Madeleine Albright, señaló el acceso a la asistencia sanitaria como "el primer objetivo que debe cumplir toda sociedad moderna" y la atención específica a la salud de la mujer como "la asignatura pendiente de la mayoría de los gobiernos".

A este respecto, Albright subrayó la importancia que tiene la salud de la mujer como "eje del bienestar familiar", un concepto que, de forma indirecta, influye tanto en la mejora del bienestar colectivo como en la "potenciación" del progreso económico y productivo de los países. "El bienestar de las mujeres es vital para el bienestar de la sociedad a todos los niveles", aseguró la ex-secretaria de estado.

"La mujer debe tomar partido en todos los niveles de decisión relacionados con su salud, y la mejor forma de hacerlo es facilitando su acceso a la información, requisito imprescindible para que las estrategias de prevención de enfermedades sean eficaces", aseveró.