20 de junio de 2012

Los ópticos recuerdan que la radiación solar es más dañina para los ojos que para la piel

Los ópticos recuerdan que la radiación solar es más dañina para los ojos que para la piel
SUNCHILD/FLICKR

VALENCIA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Ópticos Optometristas de la Comunidad Valenciana (Coocv) ha recordado este miércoles tras celebrar en la Conselleria de Economía, Comercio y Consumo una rueda de prensa para ofrecer a los ciudadanos consejos para la protección de la visión en verano, que la radiación solar es más dañina para los ojos que para la piel.

Así lo ha indicado el presidente de Coocv, Vicente Roda, en presencia de la directora general de Comercio y Consumo, Silvia Ordiñaga, según ha apuntado el colegio en un comunicado.

En los últimos años las personas se han acostumbrado a proteger con cremas solares la piel de la radiación solar, pero "se sigue olvidando los ojos". Cuando llega el verano, es "fundamental tener un especial cuidado" con la protección de la visión, ya que la córnea es 300 veces más sensibles que la piel a la radiación solar, y se pueden provocar daños irreparables en los ojos, ha indicado Roda.

Durante el verano, se pasan muchas horas al aire libre por lo que hay que extremar las precauciones, especialmente cuando se va a la playa, a la piscina o a la montaña, zonas de alta irradiación en las que se multiplica hasta por tres veces el índice ultravioleta normal.

Roda ha explicado que tanto en primavera como en verano es "muy importante" para la salud visual utilizar gafas de sol de manera continuada "con un filtro mínimo de categoría 3", ya que en la Comunitat Valenciana desde primavera hay un índice ultravioleta superior a 4. Un cuidado que según Vicente Roda "debe extremarse durante las horas centrales del día, desde las 12.00 hasta las 16.00 horas".

CÓMO AFECTA LA RADIACIÓN A LOS OJOS

Mientras que la piel tiene una protección natural, la melanina, para protegerse de la radiación solar, la córnea y el cristalino carecen de esa protección, y están expuestos a la radiación ultravioleta.

En este sentido Vicente Roda ha asegurado que "si no se toman las medidas adecuadas, la radiación ultravioleta llega a la retina pudiendo dañarla a medio y largo plazo". Los daños que surgen a corto plazo pueden ser la queratitis (quemaduras solares), fotofobia y enrojecimiento de los ojos.

A largo plazo, el daño puede ser más severo, y se pueden producir alteraciones agudas de la córnea, cataratas prematuras, lesiones degenerativas como la DMAE y quemaduras agudas en la retina, que dañan la visión de forma permanente.

QUÉ GAFAS DE SOL UTILIZAR

Roda ha recomendado a todos aquellos que vayan a adquirir unas gafas de sol que lo "importante" que tengan en cuenta que las lentes deben filtrar todo el espectro ultravioleta (protección UV400) y que además absorban selectivamente parte del azul del visible (protección UV450-500).

Por su parte, Silvia Ordiñaga ha apuntado que los ciudadanos deben de comprar las gafas de sol en establecimientos "especializados". "Los establecimientos de óptica son los únicos que garantizan al consumidor que las gafas de sol que van a adquirir cumplen con todas las normativas sanitarias y de calidad", ha destacado.

En la actualidad, las gafas de sol están catalogadas como un equipo de protección individual, sin embargo por su importancia en la protección de la visión frente a la radicación solar Vicente Roda ha matizado que desde el Coocv "se cree que las gafas de sol deben de ser consideradas un producto sanitario", de esta forma en los canales de distribución "prevalecerá el control de calidad sanitaria que junto a la moda o estética podrá garantizar la función protectora de nuestros ojos".

PROTECCIÓN DE LOS NIÑOS

El ojo del niño es más sensible que el del adulto. Su cristalino, que ejerce de filtro, aún no está a pleno funcionamiento. Antes del primer año de vida, el cristalino deja pasar el 90 por ciento de la radiación UVA y el 50 por ciento de la UVB, con lo que llega directamente a la retina, lo cual puede provocar daños a corto y largo plazo.

Para reducir el riesgo de padecer estas patologías sin que repercuta en las actividades de los niños es fundamental que éstos utilicen gafas de sol e incluso sombrero o gorra con visera delantera.

Los adultos deben tener en cuenta que las gafas de sol no son un juguete, de ahí que, a la hora de incorporarlas a la actividad diaria del niño, el pequeño debe conocer las consecuencias de no hacerlo y asumir que debe tratarlas como un objeto que redunda en su beneficio.