'Olores fantasma', ¿qué son?

'Olores fantasma', ¿qué son?
20 de agosto de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / RANTA IMAGES

   MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El 6,5 por ciento de la población de Estados Unidos mayores de 40 años ha experimentado "olores fantasma", es decir, captar un olor desagradable sin tener una procedencia, según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación de EE.UU (NIDCD).

    "A menudo se pasan por alto los problemas del olfato, a pesar de su importancia; pueden tener un gran impacto en el apetito, las preferencias alimentarias y la capacidad de oler señales de peligro como fuego, fugas de gas y alimentos dañados", ha declarado la directora en funciones del NIDCD, Judith A. Cooper.

   En el estudio, que fue dirigido por Kathleen Bainbridge del Programa de Epidemiología y Bioestadística del NIDCD y parte de los Institutos Nacionales de Salud, se utilizaron datos de 7.417 participantes mayores de 40 años de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES) 2011-2014 .

   A raíz de ello, los investigadores descubrieron que la percepción del olor fantasma parece mejorar con la edad, a pesar de que la capacidad de identificar olores tiende a disminuir con la edad. Así, el estudio encontró una prevalencia mayor en el grupo de edad de más de 60 años, pero al examinar un rango de edad más amplio, encontró una tendencia aún mayor en las edades de 40-60.

   Un estudio anterior, utilizando datos de una comunidad en Suecia, mostró que el 4,9 por ciento de las personas mayores de 60 años experimentan olores fantasmas, con una mayor prevalencia en las mujeres que en los hombres.

   En marco de ello, el estudio encontró una prevalencia similar en el grupo de edad de más de 60 años, pero al examinar un rango de edad más amplio, hallando una prevalencia aún mayor en las edades de 40-60. Asimismo, se registraron aproximadamente el doble de mujeres que de hombres que captaron olores fantasmales, y que el predominio femenino fue particularmente notable entre los menores de 60 años.

   Otros factores de riesgo para el inicio de los olores fantasmas incluyen lesiones en la cabeza, boca seca, mala salud general y bajo nivel socioeconómico. Los investigadores plantearon la hipótesis de que las personas con un estatus socioeconómico más bajo pueden estar más expuestas a contaminantes ambientales y toxinas, o tener condiciones de salud que contribuyen a los olores fantasmas, ya sea directamente o debido a los medicamentos necesarios para tratar sus condiciones de salud.

    "Las causas de la percepción del olor fantasma no se entienden. La condición podría estar relacionada con las células de detección de olor hiperactivo en la cavidad nasal o tal vez un mal funcionamiento en la parte del cerebro que entiende las señales de olor. Un buen primer paso para comprender cualquier condición médica es una descripción clara del fenómeno. A partir de ahí, otros investigadores pueden formar ideas sobre dónde buscar nuevas causas y, en última instancia, sobre cómo prevenir o tratar la afección", ha concluido Bainbridge.