18 de agosto de 2020

Los ocho signos que recomiendan llevar a un niño al podólogo

Los ocho signos que recomiendan llevar a un niño al podólogo
La postura del pie en niños tiende a neutralizarse al aumentar la edad, según un estudio. - JAVIER ALONSO GARCÍA

   VALÈNCIA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunitat Valenciana (ICOPCV) ha avisado este martes de nueve síntomas que alertan de la necesidad de acudir a un especialista, entre ellas, las caídas frecuentes en niños, el color de las uñas, la aparición de verrugas o el dolor lumbar, que puede estar relacionado con una mala pisada.

   Los podólogos valencianos señalan en un comunicado que, debido a que en verano los pies están más expuestos, puede aparecer dolor en el talón, picores, manchas blancas en las uñas o verrugas plantares, entre otros síntomas que alertan que hay que acudir al podólogo.

   Los especialistas subrayan la necesidad de revisar los pies periódicamente "por si apareciera algún tipo de anomalía poder tratarla lo antes posible, por parte de un profesional, y evitar que se agrave".

   En primer lugar, han señalado el color de las uñas: "Si aparecen manchas blancas, tienen un cambio de color amarillento o se rompen con facilidad, pueden ser síntomas de hongos, bacterias o de enfermedades sistémicas como trastornos circulatorios, psoriasis o traumatismos repetidos derivados de la pisada".

   Por otro lado, el ICOPCV ha explicado qie se debe tener cuidado con las verrugas plantares porque "pueden confundirse con hiperqueratosis o callos" y "es crucial eliminar esa infección vírica para evitar su proliferación". Si aparecen juanetes, dedos en garra u otra deformidad, el podólogo podrá ayudar con diferentes tipos de tratamientos que pueden incluir la cirugía en algunos casos.

   Además, han destacado que el dolor de lumbares puede estar relacionado con una mala pisada, "que haya una extremidad más larga que la otra y esto sea la causa de la molestia". "Un estudio de la pisada permitirá prevenir lesiones derivadas de una alteración biomecánica", han indicado, a la vez que han subrayado que "el podólogo podrá recomendar el mejor calzado en función de la actividad y la constitución de la persona".

   Desgastar el calzado en exceso también puede ser signo de alteración de la marcha. En este caso, es "fundamental" realizar un estudio de la pisada para evitar lesiones o agravar la patología.

   Por otro lado, los especialistas han explicado que si los niños tropiezan mucho puede ser un signo de alarma para los padres. "El niño puede tener una alteración funcional del esqueleto y esto suele estar relacionado con el pie plano infantil", han advertido.

   Además, los picores o dolor en el talón son dos indicadores de que es necesario visitar a un médico. Los primeros, pueden estar relacionados con infecciones por hongos y también con exceso de sudoración que genera prurito, entre otros.

   En segundo lugar, el dolor en el talón, también conocido como fascitis o espolón, puede ser generado por más de 20 alteraciones en los pies, por tanto, "es fundamental determinar su origen para aplicar un tratamiento efectivo".

Para leer más