26 de marzo de 2014

El número ensayos clínicos con participación de algún centro privado se acerca ya al 40%

Más del 50% de los equipamientos de alta tecnología sanitaria se encuentran en el sector hospitalario privado

El número ensayos clínicos con participación de algún centro privado se acerca ya al 40%
IDIS

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

El número de ensayos clínicos con participación de centro privado se acerca ya al 40 por ciento, siendo Oncología, Cardiovascular, Neurociencias y Respiratorio las áreas terapéuticas que realizan un mayor número de ensayos clínicos con participación privada, mientras que Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana son las comunidades autónomas que tienen mayor participación de estos centros.

Estos son algunos de los datos contenidos en el Proyecto BEST, que se han dado a conocer en la Jornada de Innovación en el Sector Sanitario, organizada por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), en colaboración con Farmaindustria, Asebio y Fenin, celebrada este miércoles en Barcelona.

El proyecto también deja patente que, aunque los ensayos con participación de centros privados suelen ser más tardíos, se ha ido incrementado en las fases más tempranas de la investigación (especialmente Fases I y II), en concreto en el área de Oncología. Igualmente, ha aumentado esta participación en ensayos clínicos pediátricos y en medicamentos huérfanos.

Actualmente, más del 42 por ciento de los ensayos clínicos autorizados por la Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitarios a los Laboratorios Farmacéuticos en el periodo 2005-2012 se encuentran en la BDMetrics del proyecto BEST. "Durante el periodo 2005-2012 la AEMPS ha autorizado 5.397 ensayos clínicos, más del 77 por ciento de estos fueron autorizados a laboratorios farmacéuticos", señala el informe.

Concretamente, el número de ensayos asciende a 2.010, con 14.550 participantes, además se han finalizado 974 ensayos clínicos; los centros privados participan en 756 ensayos clínicos del total contenido en la muestra. Respecto al número de participaciones de los centros es de 1.198 del total, lo que significa aproximadamente el 10 por ciento de participantes en los ensayos.

Hasta el momento, de los 2.010 ensayos recogidos en la muestra únicamente hay 22 ensayos con medicamentos huérfanos. En 7 de estos, el 32%, se cuenta con participación de algún centro privado. Igualmente hay 68 ensayos pediátricos de los que en 27, el 40 por ciento se cuenta con participación de algún centro privado.

El proyecto está integrado por 43 compañías farmacéuticas líderes en I+D, 57 centros sanitarios -públicos y privados-, 14 centros directivos de las consejerías de sanidad de las comunidades autónomas y 4 grupos de investigación clínica independiente.

En conclusión, señala, "los centros sanitarios privados disponen, sin duda, de capacidad e infraestructura para acometer investigación con los mejores estándares de calidad y, por lo tanto, pueden trabajar junto con la industria farmaceutica, por hacer de España un país excelente en investigación clínica".

El proyecto, que tiene como objetivo identificar los factores de éxito que conducen a una investigación clínica y compararlos a escala nacional e internacional, cuenta ya con más de 85.000 pacientes y más de 700 centros sanitarios han participado en los últimos nueve años en ensayos clínicos en España.

El Proyecto BEST, puesto en marcha por Farmaindustria deja patente también -recogiendo los datos de 2012- que la inversión en I+D de la industria farmacéutica en España ha sido la más baja registrada desde 2007, debido al fuerte impacto que han tenido sobre las compañías las medidas de contención del gasto farmacéutico adoptadas en los últimos años.

Concretamente, invirtió 972 millones de euros en I+D en 2012, siendo la principal partida del gasto (479 millones) la dedicada a ensayos clínicos y se invirtieron más de 140 millones de euros en investigación básica. Asimismo, un 45% del gasto total en I+D en 2012 se dedicó a contratos de investigación con hospitales, universidades y centros públicos (I+D extramuros), habiendo aumentado su cuantía un +4,4% en relación a 2011, lo que contrasta con la caída experimentada por el gasto intramuros (-3,7%).

LA INNOVACIÓN SANITARIA PARA MEJORAR LA SALUD

Durante la inauguración de la Jornada, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, puso de manifiesto el papel estratégico de la I+D biomédica en la economía de España, por su efecto arrastre sobre otros sectores y su aportación imprescindible en la mejora de la competitividad del país. "Su objetivo final es identificar los factores de éxito que conducen a una investigación clínica más eficiente y compararlos a escala nacional e internacional", afirmó Arnés.

Por su parte, el secretario general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), Juan Abarca, ha recordado que "la incorporación de la innovación sanitaria es una práctica que, además de ofrecer beneficios indudables en la salud, mejora, en el medio/largo plazo, la eficiencia y la sostenibilidad de los sistemas sanitarios".

"En este sentido, la sanidad privada, lejos de ser ajena a esta realidad y a pesar de los tiempos actuales de crisis, hace una apuesta firme y generalizada porque esa innovación llegue a la sociedad, mejorando así la calidad de la asistencia sanitaria", ha añadido.

Por su parte, desde el sector biotecnológico, la presidenta de la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO), Regina Revilla, ha destacado el papel de las empresas biotecnológicas en el desarrollo de productos y servicios de alta tecnología en el ámbito de la medicina personalizada, algo de vital importancia para mejorar la salud y la sostenibilidad del sistema sanitario, debido a que permite detectar cuáles son los pacientes que pueden obtener un beneficio clínico en función de sus características.

Por último, durante la Jornada ha quedado de manifiesto la inquietud que tiene el sector privado en innovar. De hecho, más del 50% de los equipamientos de alta tecnología sanitaria se encuentra en el sector hospitalario privado. A modo de ejemplo, más del 60% de las resonancias magnéticas y el 58% de los PET existentes en España están ubicados en centros privados.

En este sentido, el presidente de Fenin, Daniel Carreño, ha destacado que "la inversión tecnológica en este sector se aprecia rápidamente, ya que los beneficios revierten en el propio sistema sanitario: menores efectos adversos, mayor volumen de práctica clínica, mayores niveles de satisfacción en los pacientes y en los profesionales ya que la tecnología innovadora aporta eficiencia al sistema y todo esto repercute en ahorros directos e indirectos tanto en términos económicos como sociales, sanitarios y de calidad de vida".