19 de agosto de 2020

Nuevos hallazgos podrían allanar el camino hacia un nuevo tratamiento del asma o el EPOC

Nuevos hallazgos podrían allanar el camino hacia un nuevo tratamiento del asma o el EPOC
Niño con asma - SEICAP - ARCHIVO

MADRID, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un equipo internacional de científicos, dirigido por la Universidad de Glasgow (Reino Unido), ha anunciado hallazgos que podrían allanar el camino hacia un nuevo tratamiento para el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Los resultados, publicados en la revista 'Science Translational Medicine', también evidenciaron que estos mismos fármacos, cuando se aplicaron a muestras de pulmón obtenidas de donantes humanos, mostraron efectos similares a los observados en los modelos animales. Los científicos creen que estos hallazgos combinados ofrecen nuevas esperanzas de que estos fármacos puedan proporcionar nuevos medicamentos para la enfermedad inflamatoria pulmonar humana.

Los fármacos utilizados por el equipo de Glasgow funcionan a través de un mecanismo que es distinto de los medicamentos prescritos actualmente para el asma y la EPOC. Los hallazgos describen un camino hacia tratamientos alternativos para pacientes que sufren formas severas de asma y EPOC, que no son controladas por los tratamientos actuales de primera línea.

El nuevo enfoque se centra en la activación de una proteína que, hasta ahora, se sabe que responde a las grasas contenidas en nuestra dieta. La proteína, llamada receptor 4 de ácidos grasos libres (FFA4), se encuentra en el intestino y el páncreas, donde es activada por las grasas de la dieta, incluyendo el omega 3 del aceite de pescado. Una vez activado el FFA4 se sabe que ayuda a controlar los niveles de glucosa en nuestra sangre.

Sorprendentemente el equipo de Glasgow encontró que el FFA4 también está presente en el pulmón humano. Al diseñar una nueva clase de medicamentos que activan el FFA4 en el pulmón, los investigadores descubrieron que el músculo que rodea las vías respiratorias se relaja permitiendo que entre más aire en el pulmón. También descubrieron que los activadores del FFA4 también redujeron la inflamación causada por la exposición de los ratones a la contaminación, al humo del cigarrillo y a alérgenos como el ácaro del polvo doméstico que causa asma.

De esta manera han establecido que la activación de los FFA4 puede revertir los sellos clave de la enfermedad inflamatoria pulmonar anunciando la posibilidad de nuevos medicamentos para el tratamiento de la enfermedad pulmonar.

"Fue realmente una sorpresa descubrir que al atacar una proteína que hasta ahora se pensaba que era activada por los aceites de pescado en nuestra dieta, fuimos capaces de relajar el músculo de las vías respiratorias y prevenir la inflamación. Somos optimistas en que podemos ampliar nuestros hallazgos y desarrollar un nuevo tratamiento farmacológico para el asma y la EPOC", explica uno de los autores, Andrew Tobin.