Nuevos datos sobre cómo el cerebro que regulan el sueño y la adicción

Nuevos datos sobre cómo el cerebro que regulan el sueño y la adicción
29 de junio de 2018 FLICKR//MEG WILLS - ARCHIVO

   MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

   En 2000, investigadores de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), en Estados Unidos, descubrieron que la narcolepsia humana es causada por una pérdida de aproximadamente el 90 por ciento de las 80.000 células cerebrales que contienen hipocretina, también llamada orexina, un mensajero químico o neurotransmisor, importante en la regulación del sueño.

   La narcolepsia causa somnolencia excesiva, parálisis del sueño (sensación de estar consciente pero no poder moverse), alucinaciones y episodios de cataplejía, una pérdida parcial o total del control muscular que a menudo se desencadena por una emoción fuerte como la risa. La narcolepsia afecta a aproximadamente una de cada entre 2.000 y 3.000 personas, pero puede pasar desapercibida durante años, según la Fundación Nacional del Sueño. Por lo general, el trastorno del sueño tiene su inicio en la infancia o la adolescencia.

   En un nuevo estudio, estos investigadores han descubierto que las personas adictas a la heroína tienen, en promedio, un 54 por ciento más de neuronas productoras de hipocretina que las personas sin adicción. Confirmaron, en ratones, que los opiáceos causan este aumento. El aumento en las células de hipocretina duró hasta cuatro semanas después de la interrupción del tratamiento con morfina, mucho después de que la morfina abandonara los cuerpos de los animales.

   Los investigadores plantearon la hipótesis de que la morfina, el ingrediente activo de la heroína, podría restaurar las neuronas que producen hipocretina, faltantes en las personas con narcolepsia. Para probar esta idea, los científicos utilizaron ratones que se hicieron narcolépticos por la pérdida de células de hipocretina y les dieron morfina. Así, encontraron que la morfina aumentó el número de células productoras de hipocretina y sus síntomas narcolépticos desaparecieron.

   La producción continua de hipocretina en ratones, después de suspender el tratamiento con morfina, sugiere que los humanos pueden continuar produciendo hipocretina después de haber dejado de consumir heroína. Los investigadores plantean la hipótesis de que este aumento de hipocretina puede ser un factor en el deseo de opiáceos.

   Además, elevar el número de células de hipocretina a niveles casi normales podría revertir los síntomas narcolépticos en humanos. Sin embargo, es necesario un mayor trabajo en ratones antes de que pueda recomendarse esto como tratamiento para la narcolepsia en personas. A continuación, los científicos desearían saber si la reducción de las células de hipocretina "en exceso" o el bloqueo de la acción del péptido hipocretínico que liberan podrían facilitar la extracción a largo plazo de los opiáceos y prevenir la recaída.