1 de junio de 2015

Un nuevo fármaco reduce un 45% el riesgo de muerte en linfoma no Hodgkin

Un nuevo fármaco reduce un 45% el riesgo de muerte en linfoma no Hodgkin
ROCHE

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo anticuerpo monoclonal puede reducir a la mitad el riesgo de muerte de pacientes con linfoma no Hodgkin indolente, el más frecuente en adultos, consiguiendo duplicar el tiempo de progresión del tumor en comparación con el tratamiento estándar.

Así se desprende de los resultados del estudio 'Gadolin' con obinutumab, desarrollado por la farmacéutica suiza Roche, presentados en el Congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, en sus siglas en inglés) que se celebra en Chicago (EE.UU.).

El fármaco, ya está aprobado en Europa, bajo el nombre comercial de 'Gazyvaro', para tratar a pacientes con leucemia linfática crónica (LLC) que previamente no han recibido tratamiento. Pero en este caso, se analizó su uso en pacientes con linfoma no Hodgkin en pacientes que ya han recaído o no responden al tratamiento estándar.

En el estudio, que contó con la participación de seis hospitales españoles (La Paz y La Princesa en Madrid, Valme de Sevilla, Miguel Servet de Zaragoza, Basurto en Vizcaya y la Clínica Universitaria de Navarra), se incluyeron algo más de 400 pacientes, en los que se analizó el uso de obinutuzumab (en monoterapia o combinado con bendamustina), en comparación con rituximab.

Después de dos años de seguimiento, se vio que el riesgo de progresión o muerte se redujo un 45 por ciento, pasando de una mediana de supervivencia libre de progresión (tiempo que el paciente permanece sin que la enfermedad empeore de 14 a 29,2 meses.

"Se consigue una supervivencia libre de progresión que es prácticamente el doble que la que aporta el tratamiento estándar", ha defendido Francesc Bosch, jefe de Hematología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

Para el jefe de Sección de Hematología del Hospital La Paz de Madrid, Miguel Canales, estos resultados representan un "gran avance terapéutico" ya que en el linfoma folicular es habitual que el beneficio de los tratamientos empleados en segunda y sucesivas líneas sea menor, de modo que el periodo libre de enfermedad sea cada vez mas corto.

CON LA ENFERMEDAD CONTROLADA, MEJOR CALIDAD DE VIDA

Además, en este caso el aumento de la supervivencia libre de progresión tiene un impacto favorable sobre el bienestar del paciente. "Su enfermedad está controlada durante más tiempo y, por tanto, es menor la probabilidad de recibir un nuevo tratamiento, mejorando así su calidad de vida, reduciéndose la posibilidad de transformación histológica y, lo más importante, acercándonos al objetivo de la curación", ha explicado.

En el estudio no se registraron efectos secundarios inesperados en los pacientes cuyo tratamiento incluía obinutuzumab. Los efectos adversos de grado 3-4, presentes en al menos el 2 por ciento de los pacientes, incluyeron un recuento bajo de leucocitos y trombocitopenia, reacciones asociadas a la infusión del fármaco, bajo recuento de glóbulos rojos, bajo recuento de leucocitos acompañado de fiebre, náuseas, fatiga, diarrea y vómitos.

De hecho, los datos de esta investigación serán la base de la solicitud para la aprobación de obinutuzumab con esta indicación a las autoridades sanitarias de Estados Unidos (FDA) y la Unión Europea (EMA).

Para leer más